Lima, EFE. Unos 9.000 médicos del seguro social de salud de Perú (Essalud) iniciaron este miércoles un paro de 48 horas para pedir una reestructuración del sistema que garantice su financiación, con lo que se complica la situación sanitaria del país, que tiene a otros gremios del sector en huelga desde hace varios días.

La prensa local estimó que serán nueve millones de asegurados en todo el país los que no podrán atenderse con normalidad debido a la paralización de labores de los médicos de Essalud.

Según el portal elcomercio.pe, decenas de pacientes acudieron este miércoles al Hospital Edgardo Rebagliati de Lima, el más importante de la seguridad social, y tuvieron que regresar a sus casas por falta de atención.

El presidente del sindicato de médicos de Essalud, Santiago Vinces, señaló que sólo estarán en funcionamiento las salas de urgencias y cuidados intensivos.

El lunes pasado, Vinces dijo a Efe que los principales motivos para acatar el paro son el incumplimiento de un acta firmada el año pasado con las autoridades de Essalud para declarar en reestructuración el seguro social y protestar contra la probable privatización del sistema.

La FMP rechazó este sábado pasado un incremento de 1.500 soles (US$533,8) ofrecido por el gobierno, al argumentar que el aumento real era de 661 soles (US$235,2).

"Actualmente hay una deuda creciente contra el seguro social que supera los 3.000 millones de soles (US$1.071 millones), de los cuales 1.400 millones de soles (US$500 millones) son deuda (por aportes no pagados de trabajadores) del Estado y 1.600 millones (US$571 millones) son deuda del sector privado", manifestó Vinces.

A esta medida se suma en paralelo la huelga de unos 15.000 médicos públicos del Ministerio de Salud agrupados en la Federación Médica Peruana (FMP), que cumplieron este miércoles 23 días en huelga, y la de las enfermeras de esa institución, que llevan 21 días.

En Perú, el seguro social de salud es financiado íntegramente por los trabajadores asegurados, mientras que los servicios del ministerio de Salud son financiados por el Ejecutivo.

La FMP rechazó este sábado pasado un incremento de 1.500 soles (US$533,8) ofrecido por el gobierno, al argumentar que el aumento real era de 661 soles (US$235,2).

La ministra de Salud, Midori de Habich, declaró que está en consideración una reforma remunerativa que no solo incrementará los sueldos sino que premiará los méritos.

"Se están destinando 670 millones de soles (US$238,4 millones) para financiar esta reforma remunerativa, con el objetivo de alinear las inversiones con una mejor atención que urge en el sistema", señaló hoy De Habich al diario El Comercio.