Bogotá. El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, afirmó que las últimas declaraciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) confirman la necesidad de exterminar a ese grupo guerrillero y a todo el crimen organizado.

"Por eso, a esos bandidos, todos, y a esas bandas terroristas del narcotráfico, a todos, a todos tenemos que acabarlos para que el país pueda vivir en paz", advirtió el mandatario.

Agregó que las declaraciones de las FARC frente al asesinato del gobernador, Luis Francisco Cuellar, no sólo no corresponden a la verdad sino que caen en el cinismo, que deben rechazar todos los colombianos.

"Este grupo narcoterrorista de las FARC es asesino y mentiroso. Y es cínico. Derrama sangre, y enseguida escribe comunicados doctorales. Derrama sangre, y miente", advirtió.

Las FARC admitió el asesinato de Cuellar  y responsabilizó a Uribe de la decisión, luego de que ordenara el rescate militar del funcionario.

La guerrilla dijo que el gobernador mantenía vínculos con escuadrones paramilitares de derecha, pero que el objetivo era someterlo a un juicio político por supuestos actos de corrupción.

Uribe comparó esta actuación con las versiones de las FARC le dijeron al país sobre el paradero del pequeño Emmanuel, el hijo de la ex rehén Clara Rojas.

Cuando los rebeldes se disponían a liberar a la dirigente, habían asegurado que incluirían en el grupo menor, pese que las autoridades lo habían ubicado en un orfanato.

Con información de El Espectador