Uruguay busca ser "polea de transmisión" entre el gobierno de Colombia y las FARC, y colaborar "humildemente" en la solución del conflicto en el país andino, algo que "dependerá de la voluntad de ambas partes", señaló el canciller uruguayo, Luis Almagro.

En un acto oficial, el jefe de la diplomacia uruguaya habló de "colaborar, a veces desde posiciones humildes, aportando o intercambiando información entre las partes, siendo una polea de transmisión" en el proceso de pacificación colombiano.

Almagro dijo que todo depende de la "voluntad de las partes" y "la voluntad de intercambiar caminos" de los colombianos "con el presidente José Mujica", dijo el ministro.

"Todo está abierto, todo está sobre la mesa y nosotros tenemos nuestra mejor disposición a trabajar en ese sentido", detalló el canciller, si bien añadió que "hay planteos que se pueden hacer a nivel global, como el de acercar el conflicto de Colombia al Estado Vaticano".

Consultado acerca de la posibilidad de que Montevideo sea sede de reuniones y negociaciones de paz para poner fin al conflicto colombiano, como lo es La Habana, Almagro declaró que "no hay pasos concretos todavía en este tema".

El canciller realizó estas declaraciones a la prensa en la presentación oficial en Uruguay del Tratado de Marrakech para el acceso de personas con discapacidad visual a obras impresas y mediante el cual la Biblioteca Nacional se comprometió a facilitar el acceso de sus obras a estas personas.

Por su parte, Mujica ha expresado varias veces su deseo de ayudar en el proceso de paz de Colombia e incluso su disposición a viajar a ese país para tratar con el presidente, Juan Manuel Santos. "Algunos temas que es mejor conversarlos personalmente", dijo a sus colaboradores.

Este paso se uniría a las conversaciones que mantuvo a finales de julio en Cuba con representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al encuentro que sostuvo con el papa Francisco en Roma, en donde trató fundamentalmente este asunto.