Montevideo. El ministerio de Salud Pública de Uruguay informó este martes que en los primeros seis meses (diciembre y mayo) de vigencia de la ley que despenalizó el aborto se practicaron 2.550.

El viceministro Leonel Briozzo detalló que la mayoría de las interrupciones voluntarias del embarazo, 63%, se registró en Montevideo, donde vive casi la mitad de la población, que en todo el país suma 3,4 millones de habitantes.

El 60% del total de procedimientos tuvo lugar en centros asistenciales privados y el porcentaje restante en hospitales públicos.

En tanto, el 30% de los ginecólogos de Uruguay se excusó de efectuar abortos valiéndose en la objeción de conciencia que prevé la ley.

Briozzo argumentó que "para que baje el aborto hay que despenalizarlo" y dijo estar "orgulloso" de que el país tenga una tasa de abortos similar a la de Francia, Inglaterra e Italia.

Uruguay se convirtió en 2012 en el segundo país de América Latina después de Cuba en aceptar la interrupción del embarazo por sola voluntad de la mujer en las doce semanas de gestación.

La ley admite el aborto en ese plazo siempre que realice una consulta con un equipo interdisciplinario y tras un periodo de cinco días de reflexión.

En junio fracasó un intento de convocatoria a un referéndum derogatorio de la ley, una iniciativa que alcanzó la adhesión del 8% del electorado cuando se requería 25%.