Montevideo. Un emocionado Tabaré Vázquez se despidió este domingo de la presidencia uruguaya con un multitudinario acto en el centro de la capital, que marcó el inicio de las ceremonias oficiales del traspaso de mando, agradeciendo a sus compatriotas por el apoyo a su gestión.

Cerca de 4.000 personas se congregaron en la Plaza Independencia para saludar al mandatario, que lideró el primer gobierno de izquierda de la historia uruguaya y dejará el poder con 61% de popularidad.

Vázquez entregará el lunes la banda presidencial al ex guerrillero José Mujica en una ceremonia que reunirá a siete presidentes de la región, al príncipe de Asturias y a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

"Quiero expresar mi más profunda confianza, la seguridad de que el Gobierno que nos va a suceder con el compañero José Mujica (...) también va a responder como los uruguayos quieren, como los uruguayos necesitan", dijo Vázquez.

Las leyes uruguayas impedían a Vázquez aspirar a la reelección, pero el mandatario, que fue largamente ovacionado en su despedida, dejó abierta la posibilidad de postularse en las elecciones generales del 2014.

"Por favor volvé Tabaré, te esperamos", gritó en medio del silencio uno de los asistentes al acto, desatando aplausos entre la multitud que agitaba banderas nacionales y del Frente Amplio, la coalición a la que pertenecen Vázquez y Mujica.

"Tabaré vivió siempre con el pueblo, antes de ser presidente y ahora. Es lo mejor que nos pasó a los uruguayos", dijo Nubis Clonaris, una ama de casa de 57 años.

Mujica, que obtuvo 52% de los sufragios en un balotaje a finales de noviembre, prometió continuar las políticas moderadas del actual gobierno que permitieron al país sortear la crisis económica mundial.