Caracas. Una semana y no 15 días hábiles con una prórroga similar, le llevó a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) de Venezuela emitir un dictamen sobre lo que se consideran servicios de producción nacional audiovisual nacional e internacional.

A partir de este jueves, 24 estaciones que producen contenidos a nivel nacional y regional, y los transmiten a través de los operadores de servicios de televisión por suscripción, están en la obligación de emitir el himno, los mensajes y alocuciones oficiales, colocar traductor de lenguaje de señas y a brindar facilidades a quienes tienen discapacidad auditiva.

En cambio, 164 canales seguirán como productores audiovisuales internacionales, transmitiendo como hasta ahora.

En rueda de prensa, Diosdado Cabello, ministro de Obras Públicas y Vivienda y director general de Conatel, informó que de 125 productores nacionales audiovisuales, sólo se presentaron 24. Mientras que del lote de 286 considerados internacionales, acudieron al llamado los 164 autorizados.  De un lado quedaron 81 por registrarse y del otro 122.

En un aviso publicado en los diarios Vea y Últimas Noticias, Conatel deja claro que quienes no se registraron y en la actualidad transmiten su señal a través de las redes de los servicios de difusión por suscripción quedan calificados como servicios de producción nacional audiovisual, hasta tanto no se demuestre lo contrario.

Esto significa que 203 canales (buena parte de ellos internacionales y que difunden películas, programas utilitarios o de gastronomía) tienen comprometida su permanencia en la parrilla de las empresas de cable o de satélite.

Al ser calificadas automáticamente como nacionales, las estaciones deben cumplir los preceptos de la Ley de Responsabilidad en Radio y Televisión y, de no hacerlo comprometen al operador de TV paga, quien es responsable no sólo de hacer un llamado a la estación que esté en esta conducción, sino de comunicar el hecho a Conatel.

Retiro. Mario Seijas, presidente de la Cámara Venezolana de Empresas de Televisión por Suscripción (Cavetesu), dijo que, técnicamente, las empresas del sector tienen la instrucción de retirar de la parrilla los canales que no están en la lista publicada por el ente regulador.

Sin embargo, dijo que la Cámara está en contacto permanente con Conatel, a fin de cumplir la norma técnica sobre los servicios de producción nacional.

Samir Luzardo, representante de los usuarios ante el Directorio de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, aclaró que la decisión sobre el destino de los canales que no se presentaron queda en manos de Conatel.

Explicó que las empresas de cable y satélite pueden enviar a la comisión copia de los oficios que envíen a los canales pidiéndoles definir su situación.

RCTV se defiende. Al rechazar la calificación de nacional, RCTV Internacional dijo que "seguirá haciendo todos sus esfuerzos para mantener su pantalla para toda su audiencia, que escogió y escoge ver su programación todos los días y que paga una suscripción para eso. Lo haremos ejerciendo todas las acciones y recursos legales correspondientes".

Cabello aseguró que sólo 4% de la programación del canal es nacional para justificar la decisión de obligarla a cumplir la Ley Resorte.

El canal advirtió que establecer un solo corte comercial por programa hace insostenible la vida de la empresa, al aire por cable desde que le fue negada la renovación de su concesión en mayo de 2007.