La delegación del Gobierno en las negociaciones con la oposición venezolana ha condicionado este martes la continuación de la mesa de diálogo al acuerdo de la liberación
de fondos bloqueados, en cumplimiento de lo acordado entre ambas partes a final de año.

El cabecilla de la delegación, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea nacional, ha indicado que, si no se cumple con la devolución de los US$ 3.200 millones bloqueados, no se continuará el diálogo. Rodríguez ha asegurado que "no hay razón para continuar dialogando con personas que faltan a la palabra", exigiendo a la oposición que cumpla con los compromisos.

"No hay nada más deleznable que firmar un papel sabiendo que no iban a cumplir con sus compromisos", ha criticado al tiempo que ha pedido evitar las amenazas y las sanciones.

Durante la última reunión entre la delegación gubernamental y la oposición a finales de 2022, ambas partes acordaron la liberación de esa cantidad de fondos, actualmente congelados en cuentas internacionales debido a las sanciones de Estados Unidos, con el objetivo de que sean manejados por Naciones Unidas para financiar proyectos sociales.

Los máximos responsables diplomáticos de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido felicitaron a las partes tras la firma del acuerdo, a pesar de que reiteraron un esfuerzo sostenido que culmine en la celebración de elecciones "libres y justas en 2024, la restauración de las instituciones democráticas y el fin de la crisis humanitaria en Venezuela".

Por último, los firmantes reiteraron su disposición "a revisar las políticas de sanciones" si el Gobierno venezolano lograse avances significativos en las conversaciones para aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano y acercarlo a la restauración de la democracia.