Caracas. Autoridades venezolanas informaron el sábado que durante el 2009 incautaron más de 60 toneladas de droga, mientras aseguraron que desde que rompieron relaciones con Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, han incrementado "notoriamente" sus decomisos.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, suspendió en el 2005 un convenio de cooperación con la oficina antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), quien ha acusado a Venezuela de hacer muy poco en la lucha contra el narcotráfico.

Venezuela es un importante país de tránsito en la distribución de estupefacientes desde su vecino Colombia, hacia Estados Unidos y Europa.

"Durante 2009 se confiscaron 60.164 kilogramos de diferentes tipos de droga" dijo Néstor Reverol, director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), citado por la agencia oficial de noticias, ABN.

Del total incautado en el 2009, un 53 por ciento correspondió a marihuana y un 46 por ciento a cocaína.

Las estadísticas de la ONA indican que en el 2008 fueron decomisadas poco más de 54 toneladas de sustancias ilícitas.

Reverol además destacó que las autoridades venezolanas han incrementado sus golpes al narcotráfico desde su ruptura con la DEA, lo que a su parecer "demuestra que el Gobierno estadounidense tenía una política de obstrucción para impedir que este flagelo social disminuyera".

Chávez, un feroz crítico de Washington, sostiene que Estados Unidos es uno de los principales responsables en la proliferación de la droga, por ser el mayor consumidor mundial de estupefacientes.

También ha fustigado a Colombia, el mayor productor de cocaína a nivel global.

De hecho, el líder izquierdista ha criticado duramente un acuerdo de cooperación entre Bogotá y Washington para el uso de bases militares, hasta el punto de romper relaciones con Colombia, por considerar el pacto como una estrategia para aumentar el narcotráfico y una agresión a su "revolución".