Caracas. Dos estudiantes murieron y nueve agentes de la policía resultaron heridos este lunes en la ciudad venezolana de Mérida, en hechos de violencia relacionados con las protestas por la suspensión de un canal de televisión opositor al gobierno del presidente Hugo Chávez.

Los cableoperadores venezolanos, respondiendo a órdenes del gobierno, dejaron de transmitir la señal de RCTV Internacional el domingo. La estación es crítica de Chávez, quien sacó a su matriz RCTV de la televisión abierta en 2007.

El ministro del Interior, Tareck El Aissami, dijo en la noche del lunes que el adolescente de 15 años Yosinio José Carillo murió mientras participaba en una protesta en la andina ciudad de Mérida. "Fueron emboscados por desconocidos de una residencia", dijo El Aissami a El Nacional.

El ministro dijo que nueve agentes de la policía del estado de Mérida resultaron heridos en las protestas estudiantiles, dos de ellos por armas de fuego.

Un segundo estudiante murió tras ser herido durante los disturbios que se generaron en la misma ciudad. Según el canal de noticias Globovisión, se trata de un estudiante de medicina, de 28 años.

El joven murió en el Hospital Universitario de Los Andes, como consecuencia de tres impactos de bala, consigna El Universal

Según la cadena CNN, el adolescente de quince años sería simpatizante del Partido Socialista, mientras que el estudiante de medicina sería un dirigente del opositor Un Nuevo Tiempo (UNT).

La policía usó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes en Caracas y otras ciudades, quienes protestaban por la nueva suspensión de RCTV, junto a otras estaciones pequeñas.

Críticas. La fue criticada por grupos de libertad de prensa y el gobierno de Estados Unidos.

"En cualquier momento en que el gobierno cierra una cadena independiente, esa es un área de preocupación", dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Philip Crowley.

Venezuela dijo que Crowley "mintió" cuando dijo que las estaciones habían sido cerradas, y que la suspensión podría ser revertida si ellos cumplen con una nueva ley que exige que transmitan algunos de los discursos de Chávez, entre otras cosas.

"Este no es un ataque a la libertad de expresión, es una sanción administrativa acorde a la ley", dijo Bernardo Alvarez, embajador de Venezuela en Washington, a Reuters. El dijo que la suspensión no tiene motivaciones políticas.

Estudiantes de universidades y escuelas en la capital marcharon con sus manos pintadas de blanco e intentaron llegar a las oficinas del regulador de medios del gobierno.

Ellos fueron repelidos por un pequeño grupo de partidarios de Chávez y luego perseguidos por policías antimotines, que lanzó gas lacrimógeno después de que se les arrojó una piedra.

Lea además:

Chile descarta protesta por señal venezolana