Caracas,EFE. El gobierno venezolano presentó este viernes una nota de protesta ante la Embajada de Estados Unidos en el país, en rechazo a unas declaraciones formuladas por la futura embajadora de estadounidense en la ONU, Samantha Power, en las que se comprometía a "responder a la represión" en países como Venezuela.

"Hemos enviado formalmente por instrucciones del presidente una nota de protesta al gobierno de Estados Unidos (...) expresando nuestro repudio a esas declaraciones y la exigencia de una rectificación", dijo a periodistas el canciller venezolano, Elías Jaua.

Agregó que en la nota, Venezuela pide que el Departamento de Estado estadounidense aclare si los comentarios de la nominada por el presidente Barack Obama, para representar a EE.UU en la ONU reflejan la posición de ese cargo o, de lo contrario, que "corrijan a su aspirante a embajadora".

"Nosotros no vamos a aceptar que una aspirante a embajadora en Naciones Unidas tenga dentro de sus planes la injerencia dentro de Venezuela", manifestó Jaua.

Power dijo el miércoles durante su audiencia de confirmación ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense que de ser confirmada luchará contra "la represión a la sociedad civil que se está produciendo en países como Cuba, Irán, Rusia y Venezuela".

Jaua señaló que Power debería preocuparse "primero" por explicarle al mundo "el bochorno del sistema de vigilancia y control", en referencia al caso del extécnico de la CIA Edward Snowden, quien reveló una masiva red de espionaje por parte del Gobierno estadounidense.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, calificó ayer de "destempladas" e "injustas" estas declaraciones y pidió al Gobierno estadounidense una "rectificación inmediata".

El Departamento de Estado estadounidense defendió hoy los comentarios de Power, argumentando que su política es seguir expresando un "fuerte respaldo al fortalecimiento de las instituciones democráticas" venezolanas.

Jaua señaló que Power debería preocuparse "primero" por explicarle al mundo "el bochorno del sistema de vigilancia y control", en referencia al caso del extécnico de la CIA Edward Snowden, quien reveló una masiva red de espionaje por parte del Gobierno estadounidense.

También la instó a explayarse sobre "cómo después de dos campañas electorales" aún sigue abierto el centro de detención de Guantánamo, al que calificó como una "aberración" y un "campo de concentración".

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos atraviesan uno de sus puntos más bajos desde 2010, cuando ambos Gobiernos retiraron sus embajadores respectivos.

El mes pasado ambos gobiernos acordaron trabajar en una agenda para abrir un mecanismo de diálogo tendente a normalizar las relaciones, pero los lazos bilaterales volvieron a tensarse tras el ofrecimiento de asilo a Snowden por parte de Venezuela.