Caracas. El gobierno de Venezuela y los sectores universitarios de profesores, estudiantes y trabajadores continuarán a partir de este miércoles las reuniones destinadas a resolver el conflicto que mantiene paralizadas 13 universidades públicas desde el pasado 23 de mayo.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV), Lourdes Ramírez de Viloria, anunció este martes en rueda de prensa que este miércoles se retomarán las mesas de trabajo para discutir los puntos pendientes del reclamo universitario.

"Lo que se va a enmendar tiene que ver con los temas de salud, prestaciones sociales, fondo de jubilaciones y pensiones, derechos del personal jubilado y pensionado y las deudas del sector universitario desde el año 2004", detalló.

Por el sector estudiantil, el presidente de la Federación de Centros Universitarios, de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), Juan Requesens, saludó la decisión del gobierno nacional de aumentar el monto de las becas universitarias.

En un acto realizado durante la noche de este lunes con motivo del Día Internacional de la Juventud, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que las ayudas económicas para los estudiantes pasarán de 600 bolívares a 1.000 bolívares mensuales a partir de septiembre (de US$95 a US$158 aproximadamente).

También indicó que el pago a los jóvenes que realizan trabajos de medio tiempo en las universidades se elevará a 1.200 bolívares (US$190) y el salario para los “preparadores”, que hacen las veces de tutores de estudiantes en niveles inferiores, será de 1.500 bolívares (US$238).

Requesens consideró al respecto que el gobierno nacional tuvo que ceder ante las exigencias hechas por los estudiantes universitarios hace tres meses, pero ratificó que las discusiones continuarán este miércoles en demanda de derechos adicionales.

Entre ellos se encuentra la petición de mayores recursos para actividades de investigación y extensión universitaria, la mejora en los servicios de transporte y comedores, así como la inclusión de servicios médicos para la comunidad estudiantil.

La suspensión de actividades en las universidades autónomas más importantes del país provocó la pérdida del primer semestre académico del 2013, al no concretarse respuestas prontas a las exigencias de los estudiantes.

A través de mesas de trabajo entre representantes del sector y el ministerio de Educación Universitaria, realizadas en junio y julio pasados, se concretó un aumento de salarios de entre 112% y 135% para los docentes, y de entre 105% y 147% para los trabajadores universitarios.

El segundo semestre de 2013, en el cual se intentará recuperar las actividades y evaluaciones perdidas a causa de la huelga está previsto para iniciarse a mediados de septiembre próximo, lo cual dependerá de las próximas conversaciones entre universitarios y el ministerio de Educación Superior.