El vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, se reunió este domingo con los líderes campesinos que protestan en el sur del país para buscar acuerdos que permitan poner fin a la huelga y a los bloqueos de vías, como ha sucedido ya en cinco regiones, informaron fuentes oficiales.

La cuenta de la vicepresidencia en la red social Twitter informó del inicio de la sesión de diálogos en la ciudad de Popayán, capital del departamento del Cauca (suroeste), donde hicieron presencia los gobernadores de esa región, de Nariño, Putumayo, Tolima, Huila, Meta y Caquetá y 17 líderes del movimiento agrario e indígena.

En este encuentro se espera acordar en primer lugar el desbloqueo de todas las vías del sur del país para después conformar una comisión de alto nivel que negociará la lista de peticiones, que en el caso de los campesinos de estas regiones son seis.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le encomendó a Garzón, habitual negociador en movilizaciones sociales, que liderara esta reunión para avanzar en la erradicación de las protestas agropecuarias que comenzaron en varias regiones del país hace 20 días y que han causado bloqueos de vías y disturbios.

Los campesinos de los departamentos centrales de Boyacá, Cundinamarca, Nariño, Huila y Risaralda comenzaron este sábado a retirarse de los puntos de protesta después de haber llegado a acuerdos con los negociadores de los Gobiernos locales y central.

Entre las medidas adoptadas por las distintas mesas regionales destaca el compromiso del Ejecutivo de decretar salvaguardias para la importación de productos agropecuarios procedentes de países con los que Colombia tiene acuerdos comerciales, como los socios de la Comunidad Andina (CAN) y la Alianza del Pacífico.

El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, ratificó este domingo a través de un comunicado su compromiso con el control del cumplimiento de los acuerdos en Boyacá, Cundinamarca y Nariño.

La huelga indefinida del sector agrario fue convocada el pasado 19 de agosto por el movimiento Dignidad Cafetera y secundada por otros sectores del campo, camioneros y trabajadores de la salud en demanda de atención gubernamental y subsidios para el campo para mitigar los efectos de los tratados de libre comercio (TLC).

En las más de dos semanas de huelga se han registrado cierres de vías, bloqueos de ciudades y choques con la Policía que han dejado al menos siete muertos en distintos incidentes, decenas de heridos, cuantiosas pérdidas económicas y 648 detenciones, según datos oficiales.