Los vuelos nacionales e internacionales podrían sufrir retrasos en sus salidas este jueves debido a que los funcionarios de la Aeronáutica Civil adherirán al paro convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en demanda de mejoras salariales.

Según explicó esta noche el presidente de los trabajadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), José Pérez Debelli, en la medida que las aerolíneas planifiquen con anticipación los viajes "se evitarán mayores problemas".

Dijo que por "seguridad nacional", los funcionarios de la DGAC no pueden paralizar los vuelos "no obstante, el paro de nuestros trabajadores sí va a ralentizar el accionar en las terminales aéreas y ellos deben tomar las precauciones necesarias".

Pérez señaló que los trabajadores de aeronáutica están cansados de la "postergación laboral" y de un real desarrollo laboral aeronáutico "y por ello adherimos al paro de la CUT".

"No podemos seguir esperando que nuestros compañeros mueran en sus puestos de trabajo, si no hay soluciones concretas las movilizaciones irán en ascenso", advirtió el dirigente que denunció que todos los puestos en la DGAC se han estado cubriendo con funcionarios jubilados de las Fuerzas Armadas.

"Se llama a excoroneles, comandantes y generales, que viene a reliquidar sus pensiones acá en la DGAC, mientras que acá se necesitan electricistas, electrónicos y controladores aéreos", sentenció.

Los aeronáuticos se plegarán a la movilización a partir de la medianoche de este miércoles en los aeropuertos y aeródromos y partir de las 08.30 horas (12.30 GMT) en edificios y oficinas.

La CUT con el apoyo de estudiantes y organizaciones de diversas sectores han reafirmado la convocatoria a una protesta nacional este jueves en demanda de mejoras laborales y salariales y enseñanza gratuita, entre otros.

Según los organizadores, este jueves no habrá atención de público en los municipios, estarán cerrados los juzgados de policía local, los hospitales atenderán con servicios de emergencia y tampoco se realizará recolección de basura.

En tanto, el presidente de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), Andrés Fielbaum, reiteró el apoyo de los universitarios a la marcha de la CUT "porque en general respaldamos todas las demandas de los trabajadores postergados desde hace años".

Los estudiantes universitarios y de secundaria están movilizados desde 2011 para exigir una educación pública gratuita y de calidad y la eliminación del lucro de las universidades privadas.

La autoridad autorizó la manifestación en Santiago, que se extenderá entre las 10.00 horas (14.00 GMT) y las 15.00 horas (19.00 GMT) por trazados alternativos y no los que originalmente había solicitado la CUT, lo que fue criticado por la presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa.