El soldado estadounidense Bradley Manning fue absuelto hoy del cargo de "ayuda al enemigo" por filtrar documentos clasificados a la organización WikiLeaks, con lo que evitará la cadena perpetua que había pedido el gobierno de Estados Unidos como parte querellante.

La jueza militar, Denise Lind, exculpó de este modo a Manning del cargo más grave que afrontaba por filtrar cientos de miles de documentos al sitio de Internet, por el que arriesgaba pasar el resto de su vida en prisión, informó la agencia de noticias DPA.

La magistrada leyó su veredicto en la base de Fort Meade, en las afueras de Washington, donde desde comienzos de junio se desarrolla la corte marcial contra el ex analista de inteligencia en Irak, puesto desde el que filtró los cables diplomáticos y militares al portal.

Con todo, el joven militar todavía podría afrontar una larga pena de cárcel, ya que la jueza lo encontró culpable de un total de 19 cargos, de 21 por los que estaba acusado, que en total pueden acarrearle hasta 144 años de cárcel, según fuentes del proceso.

La condena en sí será decidida en las próximas semanas, después de que Lind escuche a nuevos testigos en la próxima fase del proceso, que ahora se abre, para examinar qué sentencia le impone.

Numerosos analistas habían advertido sobre el peligro de que un veredicto de culpabilidad contra Manning en este cargo hubiera sentado un peligroso precedente, tanto para futuros casos de informantes, entre ellos Edward Snowden, como para el periodismo de investigación en Estados Unidos y aún en el el mundo.