Como millones de sudafricanos, Zuma asistió a un servicio religioso en la Iglesia Metodista de Bryanston, en Johannesburgo, para recordar la vida y obra de Mandela, fallecido el pasado jueves a los 95 años.

El jefe del Estado sudafricano señaló que las oraciones ayudarán mucho al país a recuperarse del golpe sufrido por la muerte de su querido Madiba, como se conoce popularmente al expresidente en Sudáfrica.

"Él (Mandela) predicó y practicó la reconciliación" tras el desmantelamiento del régimen racista del "apartheid", que combatió durante gran parte de su vida, dijo Zuma, citado por la agencia de noticias sudafricana Sapa.

"Mandela se distinguió por las cosas buenas, sólo por las cosas buenas", agregó.

Entre los asistentes al oficio religioso se encontraba la exesposa de Madiba, Winnie Madikizela-Mandela, vestida de luto.

Iglesias, sinagogas, mezquitas y templos de otros religiones se llenan hoy para recordar a Mandela, cuya lucha contra el "apartheid" envió al mundo un mensaje de reconciliación y paz que trasciende toda raza y religión.