La Paz.- Fernando Villalba, director de Asuntos Aduaneros y Arancelarios del Vice ministerio de Política Tributaria, informó que la empresa Industrias Moreno, se adjudicó la compra y destrucción de 660,8 toneladas de ropa usada, incautada por las gerencias regionales de la Aduana Nacional en Cochabamba, La Paz, Oruro y Santa Cruz.

El Decreto Supremo 220 instruye la adjudicación de la prendería usada decomisada para su destrucción y procesamiento. La medida instituye, que la Aduana Nacional otorgará a una empresa la ropa para su transformación en fibra o hilos que podrán ser reutilizados para otros fines como la fabricación de alfombras, frazadas y otros.

Villalba señaló que un 66% de lo que se tenía inicialmente en calidad de comiso ha sido adjudicado. Según lo previsto cuando se proyectó la norma, se incautaron alrededor de 990 toneladas y que durante el proceso de licitación, se adjudicaron 660,8 toneladas de ropa.

Según lo publicado por La Razón, el procesamiento de la mercadería estará bajo control aduanero. Según el Decreto 220 la misma no puede salir del recinto de la Aduana como ropa, sino como desperdicio. La prendería debe ser inutilizada y desechada, su destrucción se hace dentro del recinto aduanero, donde se introducen las máquinas cortadoras.

Comercialización - El Decreto 2761 prohíbe la venta de ropa usada. A pesar de la prohibición, vigente desde el 1 de abril del 2009, continúa el comercio de ropa usada el país. El Gobierno designo a las alcaldías a controlar la venta por lo que exigieron un plan integral al Ejecutivo.