Teherán. Un banco sólo para mujeres abrió este lunes en Irán, permitiendo que sean las damas quienes manejen sus finanzas y eviten el trato con hombres que no son sus parientes, algo que podría atraer a las familias religiosas que se oponen a la mezcla entre sexos.

Bajo la sharia, el sistema legal impuesto tras la revolución islámica de 1979 en Irán, está prohibido que los hombres y mujeres que no presenten relación de parentesco mantengan un contacto estrecho.

Sin embargo, esta prohibición no es tomada en cuenta en actividades como las bancarias o al ir de compras y las mujeres comúnmente usan bancos donde pueden ser atendidas por alguien de sexo opuesto.

Banco Melli -uno de los mayores bancos minoristas iraníes- abrió la sucursal sólo para el sexo femenino en la ciudad sagrada de Mashhad para brindar un servicio a las mujeres, reportó la agencia de noticias iraní IRNA.

En los últimos años, los taxis sólo para mujeres, están disponibles en algunas ciudades iraníes, así como jardines públicos en los cuales no se permite el ingreso de hombres.

En el transporte público de Irán, hay segregación entre géneros y las mujeres se sientan en la parte trasera.

Un funcionario de justicia local dijo el mes pasado que la pena máxima por romper el código de vestimenta islámica -que decreta que las mujeres deben cubrir su cabello y usar chaquetas largas- era de 13 millones de riales (más de 1.300 dólares).