París. Varios miles de personas se congregaron este sábado en París para mostrar solidaridad con los palestinos y condenar un ataque de Israel contra un barco turco de ayuda que se dirigía a Gaza, mientras algunos judíos participaban en la marcha junto con musulmanes.

Los manifestantes se reunieron en el área de la Bastilla, en un mitin que incluyó banderas palestinas y un cartel diciendo "Unión Francesa Judía Para la Paz".

"Creo que el bloqueo sobre Gaza es contraproducente para Israel", dijo a Reuters Televisión Michel Bontemps, un judío francés.

"Mostrar solidaridad con los palestinos no significa en modo alguno que uno es un terrorista", agregó Youssef Ben Derbal, un ciudadano francés que estaba en el buque de ayuda turco tomado por fuerzas israelíes esta semana.

El sábado, las fuerzas de Israel abordaron otro buque de asistencia rumbo a Gaza, aplicando su bloqueo sobre el enclave cinco días después de que sus tropas causaran la muerte a nueve personas en un navío de ayuda turco, pese a Estados Unidos que dijo que la política era "insostenible".

En otra protesta contra Israel, la operadora de cine Utopia dijo que se negaría a poner en pantalla la película israelí "Five Hours From Paris", aunque la cinta es una historia de amor y no tiene una fuerte dimensión política.

En Dublín, cientos de personas marcharon por el centro de la ciudad para manifestarse contra la captura de Israel del navío Rachel Corrie, que llevaba irlandeses y otros activistas. Los manifestantes se dirigían al Ministerio de Relaciones Exteriores, que no ha comentado sobre al abordaje del buque.

"(Vine) a expresar mi absoluto disgusto de que el Gobierno israelí haya secuestrado a nuestros ciudadanos", dijo John Buckley, un profesor universitario que tomó parte en la protesta.

"Los israelíes no tienen derecho a interceptar barcos en medio del mar y no tienen derecho a implementar el bloqueo en primer lugar, es completamente ilegal", declaró.

En Londres, miles de manifestantes que portaban camisetas con consignas como "Liberen Gaza" se reunieron fuera de la residencia oficial del primer ministro en Downing Street, antes de realizar una ruidosa marcha hacia la embajada israelí.