Berlín. Las disculpas del Papa Benedicto XVI a las víctimas de abuso sexual por parte del clero de Irlanda son claramente una advertencia a los obispos de Alemania, dijo este sábado el arzobispo Robert Zollitsch.

"El escándalo de abuso sexual no es sólo un problema irlandés. Es un escándalo de la iglesia en muchos lugares y es un escándalo de la iglesia en Alemania", dijo el líder de la Iglesia Católica Romana de Alemania en una declaración, tras la publicación de la misiva del Papa que abordaba los abusos.

"Por eso entiendo que la advertencia del Papa a los obispos de Irlanda como una advertencia para nosotros al mismo tiempo", dijo Zollitsch, agregando que estaba agradecido por las palabras del Pontífice.

Más de 250 personas en Alemania fueron víctimas de abuso en escuelas dirigidas por la iglesia en las últimas décadas.

El escándalo adquirió ribetes personales para el Papa Benedicto XVI, nacido en Baviera, cuyo hermano dirigió un coro de Regensburg por 30 años que ha sido vinculado a casos de abusos.

Su hermano, el reverendo Georg Ratzinger, admitió haber abofeteado a niños en su coro de Regensburg repetidas veces. La abadía de Ettal, escena de golpizas brutales y abuso sexual en el pasado, está ubicada en la archidiócesis que una vez dirigió el ex cardenal Joseph Ratzinger.

"Sabemos que también se han cometido errores aquí en Alemania", dijo Zollitsch. "Nosotros, obispos alemanes, hemos reconocido y admitido nuestros errores con claridad. No podemos permitir que se repitan y por eso necesitamos una clarificación completa", aseveró.

Zollitsch no mencionó el hecho de que la carta del Papa no hizo referencia a la situación en Alemania, donde muchos católicos se han preguntado por qué el líder en Roma hizo comentarios sobre la situación en su tierra natal.

"El Papa no dice nada sobre los casos de abuso alemanes", tituló el popular diario Bild en el reporte de su sitio de internet sobre la carta de Benedicto XVI.

"Silencio del Papa sobre abuso en Alemania", decía el titular del sitio web del semanario Der Spiegel.

El líder de la Iglesia Católica pidió disculpas a las víctimas de abuso sexual por el clero de Irlanda y anunció una investigación formal del Vaticano de las diócesis y seminarios católicos romanos irlandeses afectados por escándalos de abusos.

La carta, dirigida a la gente, obispos, sacerdotes y víctimas de abuso en el país mayormente católico, no hizo ninguna referencia específica a los escándalos que sacuden a iglesias de otros países.