Londres. Nueve activistas turcos que fueron atacados en un barco de ayuda que iba a Gaza recibieron un total de 30 disparos y cinco perecieron por heridas de bala en la cabeza, reportó este viernes el diario británico Guardian.

Resultados de la autopsia mostraron que los hombres recibieron mayormente impactos de balas de nueve milímetros, muchas disparadas a quemarropa, dijo Guardian, citando a Yalcin Buyuk, vicepresidente del consejo turco de medicina forense, que llevó a cabo las autopsias.

Comandos israelíes atacaron el lunes una flotilla de barcos de ayuda que intentaba romper el bloqueo del Estado judío sobre Gaza. Las muertes, que ocurrieron todas en una embarcación, el Mavi Marmara, provocaron la condena de la comunidad internacional.

Israel dijo que los marines que asediaron al Mavi Marmara dispararon en defensa propia, después de que los activistas los atacaron con cuchillos y dos pistolas tomadas de los comandos.

Los resultados de la autopsia mostraron que un hombre de 60 años, Ibrahim Bilgen, recibió cuatro disparos: en la sien, el pecho, la cadera y la espalda, reportó Guardian.

Un muchacho de 19 años llamado Fulkan Dogan, quien también tenía ciudadanía estadounidense, recibió cinco disparos desde una distancia menor a 45 centímetros: en la cara, detrás de la cabeza, dos balas en la pierna y una en la espalda, señaló.

Otros dos hombres fueron baleados cuatro veces cada uno. Cinco de quienes perecieron recibieron disparos en la parte posterior de la cabeza o en la espalda, sostuvo Guardian, citando a Buyuk.

Además de las víctimas fatales, otras 48 personas sufrieron heridas de bala y seis activistas aún están desaparecidos, agregó

Israel señaló que las múltiples heridas de bala no significaban que los disparos fueran realizados por otra razón que no fuera la defensa propia.

"La única situación en la que un soldado dispara es claramente una situación de riesgo vital", sostuvo Guardian, citando a un portavoz de la embajada de Israel en Londres.

"Apretar el gatillo puede llevar a disparar unas pocas balas en el mismo cuerpo, pero no cambia el hecho de que ellos estuvieran en una situación con riesgo de muerte", sostuvo el portavoz.

El diario citó a Haluk Ince, presidente el consejo de medicina forense en Estambul, cuando dijo que sólo en un caso uno de los cuerpos tenía una sola herida de bala en la frente, disparada a distancia, mientras que el resto de las víctimas presentaban múltiples heridas de armas de fuego.

Afirmó que todas a excepción de una de las balas retiradas de los cuerpos provenían de rondas de nueve milímetros.

"Fue la primera vez que vimos este tipo de material siendo usado en armas de fuego. Era un contenedor que incluía muchos tipos de balines usados frecuentemente en escopetas. Penetraron la región de la cabeza en la sien y fueron hallados intactos en el cerebro", explicó.

Nadie estuvo disponible para hacer comentarios en el laboratorio forense de Turquía.

Turquía, el único aliado musulmán de Israel, intensificó su retórica por las muertes el viernes, acusando al Estado judío de traicionar a sus propios mandamientos religiosos.