Dublín. Un barco que transporta ayuda con destino a Gaza está determinado a finalizar su viaje a pesar de un bloqueo naval y espera llegar esta semana al punto donde el Ejército israelí interceptó a un convoy que intentaba lo mismo, dijo este miércoles un miembro de la tripulación.

El MV Rachel Corrie, un buque mercante comprado por activistas pro palestinos y bautizado en honor a una mujer estadounidense que murió en Franja de Gaza en 2003, partió este lunes desde Malta.

Transporta a 15 activistas, incluido un Premio Nobel de la Paz irlandés, y espera llegar al punto de la ofensiva mortal contra un convoy de ayuda apoyado por Turquía entre este viernes por la noche y este sábado por la mañana, dijo el miembro de la tripulación Derek Grahan.

La marina israelí asaltó este lunes un barco turco que lideraba el convoy de seis barcos y mató a nueve personas en una ofensiva que las autoridades han dicho que fue en defensa propia. Las muertes han provocado una protesta mundial y condenas contra Israel.

"Tuvimos una reunión después de lo que sucedió el lunes por la mañana y estábamos más decididos que nunca a continuar con nuestra misión", dijo Graham este miércoles al canal estatal irlandés RTE.

Agregó que informaría a las autoridades israelíes de las posiciones exactas de los pasajeros del barco e instaría a aquellos que fueran a bordo a mostrarse pacíficos.

"Aconsejaré a los pasajeros y a la tripulación que se sienten tranquilamente y que muestren sus manos para que ellos no puedan hacer como hicieron el lunes y afirmar que nosotros los atacamos", dijo. "Estamos en una misión pacífica", agregó.

El Gobierno israelí ha ofrecido escoltar la embarcación y entregar la ayuda civil, y ha dicho que Egipto está preparado para hacer lo mismo.

Sin embargo, Graham afirmó que estaba preocupado porque no toda la carga fuera entregada. El barco está transportando equipamiento médico, suministros para colegios y cemento, materiales que Israel ha prohibido que entren en Gaza.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, que describió la embarcación como de propiedad irlandesa, dijo que se le debería permitir terminar su misión.