La Valeta. El Papa Benedicto XVI dijo el sábado que la Iglesia había sido "herida por nuestros pecados", al inicio de un viaje a Malta empañado por el escándalo de abusos sexuales a niños por parte de sacerdotes católicos.

El pontífice alemán no mencionó los escándalos en Europa y Estados Unidos ni usó la palabra "abuso" en sus declaraciones a los periodistas que iban en su avión desde Roma a La Valeta.

Sin embargo, el portavoz del Vaticano Federico Lombardi confirmó a periodistas que Benedicto XVI se estaba refiriendo a los múltiples casos de abusos sexuales a niños protagonizados por sacerdotes en las últimas décadas y que han salido a la luz en los meses recientes.

El Papa dijo en italiano que Malta, cuya población es en 95% católica, amaba la Iglesia, el cuerpo de Cristo, "incluso aunque este cuerpo esté herido por nuestros pecados".

También mencionó el naufragio de San Pablo, el gran misionero de la primera Cristiandad, en Malta hace 1.950 años, un hecho que el Papa quiere conmemorar en su viaje.

"Igual que su naufragio trajo a Malta la buena fortuna de abrazar la fe, podemos también pensar que los naufragios de la vida pueden traernos el proyecto de Dios y ser útiles para un nuevo comienzo de nuestra vida", dijo el líder de los católicos.

Los breves encuentros del Papa con la prensa en estos vuelos son las únicas veces en las que habla directamente al grupo de prensa que cubre el Vaticano, cuyos miembros se sintieron claramente decepcionados por su decisión de no abordar el tema de los abusos directamente.

Sin embargo, mencionó abiertamente otro tema de actualidad: la nube de cenizas que ha obligado a cerrar aeropuertos en el norte de Europa por la erupción de un volcán islandés.

"Esperemos tener un buen viaje con esta nube negra que está sobre parte de Europa", declaró. Air Malta dijo que esperaba que el vuelo de vuelta el domingo pudiera realizarse sin problemas.