Nicosia, Chipre. El Papa Benedicto XVI se sumó este domingo a las críticas por el bloqueo israelí sobre la Franja de Gaza y exhortó a impulsar "un esfuerzo internacional concertado" que alivie las tensiones en Oriente Medio antes de que se produzca otro derramamiento de sangre.

Su petición coincidió con la difusión de un documento del Vaticano sobre la región que denuncia "el desprecio por la ley internacional", abusos de los derechos humanos y un éxodo de cristianos que huyen del conflicto.

"Reitero mi llamado personal para un esfuerzo internacional urgente y concertado para resolver las tensiones actuales en Oriente Medio, especialmente antes de que esos conflictos lleven a un mayor derramamiento de sangre", sostuvo.

El sábado, un buque de la armada de Israel abordó un barco con ayuda humanitaria para Gaza sin incidentes, cinco días después de matar a tiros a nueve personas a bordo de un navío turco, imponiendo un bloqueo que incluso su aliado más cercano, Estados Unidos, calificó de "insostenible".

El pontífice concluyó una visita de tres días a la dividida isla de Chipre, una encrucijada política y cultural entre Europa y Oriente Medio, con una misa para la comunidad católica de la pequeña isla, que es mayormente cristiana ortodoxa.

Al final de la misa, el Papa entregó simbólicamente un documento de trabajo de 40 páginas, con acento político, para una reunión de los obispos de Oriente Medio en el Vaticano en octubre.

"Durante décadas, el conflicto israelí-palestino pendiente de resolver, el desprecio hacia la ley internacional, el egoísmo de las grandes potencias y la falta de respeto por los derechos humanos han alterado la estabilidad de la región y sometido a poblaciones enteras a niveles de violencia que les llevan a la desesperación", dijo el documento.

Éxodo cristiano. El documento, conocido en latín como "Instrumentum Laboris", será la base de trabajo para las dos semanas de discusiones entre el Papa, funcionarios del Vaticano y todos los obispos de Oriente Medio para tratar el futuro de los cristianos en la región.

El Vaticano apoya la creación de un Estado palestino junto al derecho de Israel a existir dentro de unas fronteras internacionales reconocidas, pero sus relaciones con el Tel Aviv han sido ásperas muchas veces y las tensiones se hicieron evidentes en algunas partes del documento.

En él se dijo que "la ocupación israelí de los territorios palestinos está creando dificultades en la vida cotidiana", incluidas las restricciones de acceso a los lugares sagrados.

Una de las principales preocupaciones del Vaticano sobre Oriente Medio es el éxodo continuo de cristianos nativos que huyen de la zona.

El documento indicó: "Hoy, la emigración es particularmente prevalente por el conflicto israelí-palestino y la consecuente inestabilidad en toda la región".

Agregó que la situación de los cristianos en Oriente Medio se había visto agravada por la amenazante situación social de Irak, "donde la guerra ha desatado las fuerzas del mal", y la inestabilidad política en Líbano.