Meseberg, Alemania. Los líderes de Alemania y Rusia dijeron este sábado que las potencias mundiales estaban cerca de aprobar una nueva ronda de sanciones contra Irán por sus labores nucleares.

Potencias mundiales están en disputa con Irán por su programa de enriquecimiento de uranio, que sospechan es una fachada para desarrollar una bomba nuclear.

Teherán afirma que su actividad nuclear está dirigida a la generación de electricidad y tiene fines pacíficos.

Alemania y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas - Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos - han estado discutiendo una cuarta ronda de sanciones por meses y Washington ha dicho que es probable que la votación se realice la semana próxima.

La canciller alemana, Angela Merkel, en declaraciones en una rueda de prensa conjunta con el presidente ruso, Dmitry Medvedev, describió el consenso entre las potencias mundiales sobre Irán como un "gran avance diplomático" y dijo que esperaba que la ONU avanzara rápidamente.

"Es posible que en un futuro cercano puedan aprobarse sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU", señaló.

"Estoy muy satisfecha de que podamos estar juntos hoy y decir que hay una posición común, incluyendo no sólo a la Unión Europea, a Estados Unidos y a Rusia, sino también a China", agregó.

Estados Unidos y Europa superaron los recelos en China y Rusia, que tienen fuertes lazos con Irán, y forjaron un acuerdo sobre una resolución preliminar para sanciones el mes pasado.

"La situación es tal que un acuerdo sobre sanciones casi existe", dijo Medvedev, añadiendo que nadie querría imponer sanciones, pero que a veces era necesario.

"Esperamos que la voz de la comunidad internacional sea oída por los gobernantes iraníes", aseveró. "No puede seguir comportándose irresponsablemente. Es importante escuchar lo que se dice en la arena internacional", comentó.

Sobre los temas económicos, Berlín y Moscú acordaron que un euro estable era clave para la estabilidad financiera global y el crecimiento sustentable, afirmaron Merkel y Medvedev.