AméricaEconomía Intelligence sube el telón, y desde este miércoles comienza a mostrarle, aunque poco a poco, nuestro mejor secreto: el ranking MBA 2010 con las mejores escuelas de negocios de América Latina.

Acostumbrados a realizar mediciones de excelencia, AméricaEconomía Intelligence le presenta un adelanto de la edición 14° de su reconocido ranking, un abreboca que abarca desde el puesto 30 hasta el 48, ya que en los próximos días iremos revelando la totalidad del esperado listado, con las nuevas posiciones de las escuelas de negocios que más destacan en la región.

Por eso, no se pierda la nueva versión de este prestigioso estudio, un informe profundo que estará disponible íntegramente a partir del viernes 4 de junio.

Nuevas tendencias. En momentos en que la oferta de MBA en América Latina alcanza niveles de saturación es necesario comparar al momento de elegir. Para ello, hay que contar con información relevante y objetiva, lo cual es el propósito de este estudio: dar  una medición ajustada a los parámetros que evalúan a una entidad educativa teniendo siempre en cuenta el dinamismo y flexibilidad de los programas de MBA y las nuevas tendencias en esta materia. Saber si la brújula de las escuelas es correcta no es fácil, pero al menos se puede confiar los resultados medibles de cada una de ellas.

La crisis financiera tuvo un doble impacto en las escuelas de negocios. Por un lado, en 2009 y principios de 2010 hubo una clara disminución en el número de alumnos de los programas ejecutivos, aquellos en que priman los estudiantes financiados con apoyos de sus empresas. Por otro, muchos profesionales que salieron de sus compañías con buenos finiquitos optaron por pasar la crisis capacitándose.

Así fue cómo se incrementó en 2010 el interés por los programas full time, aquellos que incluyen estadías en universidades de otros países, entre otras modalidades. No obstante, con la recuperación de muchas de las economías de la región, las escuelas de MBA latinoamericanas están concientes de que deben mejorar.

Presa de ese espíritu, AméricaEconomía Intelligence elaboró nuevamente su prestigioso ranking anual sobre las mejores escuelas de negocios de América Latina, un estudio dedicado a analizar la oferta académica regional, una formación altamente deseada por los ejecutivos que desean tener su grado de maestría en negocios.

El ranking mide la calidad de la oferta académica de las escuelas de negocios, teniendo como objeto de estudio los programas de MBA. Medición para la cual AméricaEconomía Intelligence utiliza un indicador final, compuesto por cinco dimensiones: fortaleza académica (40%), índice de producción y difusión de conocimiento, dimensión de internacionalización (15%), potencia de red  (20%) y ambiente de negocios (5%).

La fortaleza académica de las escuelas se mide al analizar el faculty o claustro de profesores que está involucrado en los programas de MBA, cálculo que se realiza tras contar los grados académicos (si son PhD o MSc) con que cuenta la institución, el tipo de universidades en que los obtuvieron, la proporción de profesores full time versus profesores part time, y de manera subsidiaria la experiencia que el profesor tiene en el mundo de los negocios, ya sea como directivo o consultor.

Convenios internacionales. La producción y difusión de conocimiento es el compromiso que las escuelas tienen con hacer investigación de alta calidad y reconocida a nivel internacional. Y es que hacer investigación de primer nivel es la mejor manera de garantizar que los contenidos que las escuelas enseñan a sus estudiantes estén actualizados y que cuenten con buenos intérpretes.

Para medir estas variables, AE Intelligence se basó principalmente en las investigaciones del ISI Web of Knowledge del Institute for Scientific Information, una red global de publicaciones académicas que tienen en común exigir altos niveles de calidad a los papers antes de pasar a ser publicados. Para entender el esfuerzo que han hecho las escuelas en esta área basta ver las cifras: en 2008 las escuelas participantes habían producido 535 papers ISI y tenían 71 por publicar (papers forthcoming). En 2010 hay 919 y 172 en camino de serlo. El salto de 71% en la cantidad de papers publicados no es un tema menor, pues cada uno requiere inversión y tiempo para su desarrollo.

También se comparó la cantidad y calidad de los convenios que tienen las escuelas con universidades extranjeras, un listado que crece año a año. En 2010, las escuelas de negocios de América Latina registran 3.799 convenios con casas de estudios extranjeras, lo que representa un aumento de 173,1% en comparación al 2008. Estas alianzas benefician tanto a alumnos como a profesores, quienes tienen la oportunidad de proseguir sus estudios, realizar investigaciones y trabajos en conjunto.

La doble titulación simultánea con una universidad internacional de alto nivel es posiblemente uno de los convenios más complicados que una escuela latinoamericana puede enfrentar en su proceso de internacionalización, y uno de los que se convierten en beneficios más directos para los estudiantes.

Otro de los elementos centrales de un proceso de globalización son las acreditaciones internacionales como la inglesa AMBA, la estadounidense AACSB y la europea EQUIS. Éstas son las tres más reconocidas entidades certificadoras de los parámetros de calidad académica de una escuela de negocios, y que entregan su sello luego de un largo y difícil proceso de auditoría interna, el que puede durar desde un año a tres.

Asimismo, en cada encuesta que AméricaEconomía realiza para conocer los atributos que los postulantes más valoran al momento de cursar un MBA, se destaca el valor del contacto o el acceso a redes. En este sentido, 58% de los encuestados este año mencionan que ampliar la red de contactos es uno de los principales beneficios que buscan en un MBA. Por ello, en la dimensión Poder de red, se midió la calidad de los egresados, así como los esfuerzos de las escuelas por fortalecer los encuentros, ya sea a través de una red o asociación de graduados; la existencia de un centro de colocación y otros esfuerzos que den identidad a la comunidad.

El ranking tiene un elemento final: el ambiente de negocios donde se desarrolla el curso. Es que la cercanía con empresas multinacionales, inversionistas o con emprendimientos exitosos, estimula el ambiente de clases.

Dos nuevas instituciones. La medición de este año presenta mejoras metodológicas, algunas de las cuales surgieron del diálogo permanente que se realiza con las escuelas de negocios, lo que permite enriquecer las dimensiones de evaluación que componen este estudio.

Otra de las novedades de esta edición es la incorporación de dos nuevas instituciones: Brazilian Business School, de Sao Paulo (Brasil) y la Universidad del Rosario, de Bogotá (Colombia). La primera de ellas ingresa al ranking ocupando el puesto 48 y a 6 puntos de su antecesora, la Universidad Católica Boliviana. La marcada diferencia apunta a que si bien la BBS tiene un buen programa de MBA y profesores part time con doctorados, aún carece de convenios con otras escuelas, acreditaciones y de un faculty full time.

Por su parte, la Universidad del Rosario ingresa directamente al lugar 40 del ranking, gracias a la producción y difusión de material académico y a los procesos de acreditación que actualmente cursa. Sin embargo, aún debe mejorar muchos aspectos, entre ellos, la cantidad de profesores full time.

Actualmente, la universidad cuenta con 19 docentes a tiempo completo, lejos del promedio de académicos que presentan las 10 primeras escuelas del ranking y que alcanza los 46,7. Firmar convenios con otras instituciones y mejorar el networking también son aspectos que esta escuela deberá potenciar para escalar posiciones.

Para ver el primer listado de escuelas de negocios pinche aquí.