Mumbai. Un tribunal indio halló este lunes culpable a un pakistaní al que condenó por participar en los atentados del 2008 en Mumbai, el primer veredicto de un caso que ha tensado las relaciones entre Nueva Delhi e Islamabad, dijo el tribunal.

Mohammad Ajmal Kasab, el único hombre armado que sobrevivió a los atentados en los que murieron 166 personas, será sentenciado el martes por 86 cargos, incluidos la declaración de guerra a India y asesinato, y podría enfrentar la horca.

"No fue un simple acto de asesinato. Fue una guerra", dijo el juez M.L. Tahiliyani en un sumario del proceso de 1.522 páginas.

"Este tipo de preparación no la hacen delincuentes comunes. Este tipo de preparación la hacen quienes comienzan una guerra", agregó.

India acusa a extremistas apostados en Pakistán de organizar los atentados y asegura que Islamabad no está actuando contra quienes los planificaron. Pakistán niega su implicación y dice que va a procesar a siete presuntos milicianos por su participación.

"La sentencia por si misma es un mensaje a Pakistán de que no deberían exportar el terrorismo a India", dijo a periodistas el ministro del interior indio, Palaniappan Chidambaram, tras la decisión de la corte.

Nueva Delhi rompió acuerdos de paz tras los atentados, alegando que Islamabad debía actuar primero contra los extremistas que operaban desde su territorio, incluido el grupo Lashkar-e-Taiba (LeT), al que Kasab está acusado de pertenecer.

El veredicto contra Kasab llega días después de que los primeros ministros de India y Pakistán mantuvieran conversaciones en Bután y pidieran a las autoridades que dieran pasos para normalizar las relaciones, lo que da muestras de un deshielo en los lazos que analistas creen que no deberían verse afectados por el veredicto del lunes.

Un riesgo en la normalización de las relaciones sería si se produjera otro atentado importante en India y la consiguiente presión política que podría forzar al Gobierno indio a romper de nuevo el diálogo.

India ha acusado a 38 personas de estar implicadas en los atentados, la mayoría de ellas residentes en Pakistán. El martes pasado, la corte encontró a 20 de ellos culpables de conspiración, incluyendo al fundador del LeT Hafiz Mohammad Saeed y al comandante del mismo grupo Zaki-ur Rehman Lakhvi.

El tribunal absolvió a dos indios acusados de ser miembros de LeT y de realizar labores de reconocimiento en Mumbai, por falta de evidencia.

Funcionarios del Gobierno pakistaní no estuvieron inmediatamente disponibles para hacer comentarios. Yahya Mujahid, un portavoz de Saeed, negó su responsabilidad y dijo la absolución de los indios "también ha levantado muchas interrogantes".

Grabado en una cinta.  Muchos extranjeros y miembros de la acaudalada élite financiera india, además de pobres que iban en los trenes, murieron en el asedio protagonizado por 10 pakistaníes durante tres días en algunos de los lugares más conocidos de Mumbai, incluidos dos hoteles de lujo y un centro judío.

Kasab, de 22 años, fue grabado por una cámara cuando iba por la principal estación de tren de la ciudad portando un rifle AK-47 y una mochila. Casi 60 personas fueron abatidas en la repleta estación.

La policía arrestó a Kasab, que estaba herido, en la primera noche de los ataques. En un principio admitió su participación pero luego dijo que se le tendió una trampa.

Este lunes, Kasab, vestido de blanco, se puso de pie pero no reaccionó al leérsele el veredicto en hindi, y luego se sentó.

También fue hallado culpable de delitos que van desde daños a la propiedad pública al de entrar en el país sin pasaporte.

Una multitud reunida a las puertas del tribunal, frente al que había vehículos armados y francotiradores, aguardaba las noticias del esperado juicio. Los parientes hablaron de su agonía y sus expectativas.

"Deberían entender nuestros sentimientos. Debería ser castigado de inmediato", dijo Kavita Karkare, esposa de un agente de policía que murió en los atentados, a la televisión CNN/IBN antes del juicio.