Washington. Pandillas criminales han engañado a Al Qaeda con ofertas de material nuclear falso, obstaculizando los esfuerzos del grupo por construir una bomba nuclear que les permitiría "amenazar el orden mundial", dijo el lunes la Casa Blanca.

"Han habido numerosos reportes durante los últimos ocho o nueve años de intentos por obtener varios tipos de materiales", dijo John Brennan, el asesor sobre contraterrorismo del presidente Barack Obama, a periodistas.

"Sabemos que Al Qaeda ha estado involucrado varias veces. Sabemos que han sido estafados varias veces", dijo Brennan en el marco de una cumbre de 47 naciones que apunta a prevenir que el material nuclear caiga en las manos de terroristas.

Brennan dijo que había un "fuerte conjunto de evidencia" de que Al Qaeda había convertido en su principal prioridad adquirir la pericia y el plutonio o uranio altamente enriquecido que se necesitan para construir una bomba nuclear.

Obtener esta bomba era "la meta final y más preciada" de grupos terroristas, que también estaban buscando armas radiológicas, químicas y biológicas, indicó.

Funcionarios estadounidenses reconocen, sin embargo, que las preocupaciones de Washington sobre la amenaza del terrorismo nuclear no son compartidas por todos los países.

La meta de la cumbre de Obama es persuadir a los países, particularmente a aquellos con reservas de material nuclear del grado necesario para fabricar armas, de que la amenaza es real y creciente y que deben tomarse pasos dentro de cuatro años para asegurar el material.

"No podemos esperar más tiempo para asegurar estas reservas", señaló Brennan.

"Organizaciones criminales están muy conscientes del interés de los grupos terroristas en armas nucleares", añadió.

Inteligencia sugirió que Al Qaeda había designado a individuos con la tarea específica de adquirir el material y la pericia nuclear necesaria para fabricar una bomba, explicó.

Aunque hasta el momento ha fracaso en sus esfuerzos, el grupo había demostrado "paciencia extrema" y determinación en el pasado, advirtió.