El Gobierno de Estados Unidos ofreció este viernes unos US$250.000 a México para ayudar a los damnificados por los fenómenos meteorológicos "Manuel" e "Ingrid", que han causado la muerte de al menos 100 personas y afectado a 1,2 millones de mexicanos.

La donación a la Cruz Roja Mexicana será utilizada para entregar víveres de emergencia a las poblaciones más afectadas, enfocándose principalmente en el estado de Guerrero.

La noche del jueves, la secretaría de Relaciones Exteriores (SRE, cancillería) de México aceptó formalmente el ofrecimiento de Estados Unidos de apoyo.

Los últimos reportes indican que más de cien personas han muerto a causa de las tormentas y, a la fecha, 144 municipios y 5 estados (Tamaulipas, Colima, Veracruz, Oaxaca y Guerrero) han emitido declaraciones de emergencia.

Además de la inundación, la lluvia histórica ha causado importantes daños a la infraestructura en muchas áreas. En particular, la Autopista del Sol ha cerrado debido a deslaves, muchos puentes federales se han colapsado, y las presas en el país derraman agua.

El gobierno de México respondió emitiendo una Declaración de Desastre Natural que permite al gobierno utilizar el Fondo Nacional para Desastres Naturales y proveer apoyo a las comunidades afectadas.

El 19 de septiembre, OFDA activó a dos consultores locales en el estado de Guerrero para entablar contacto con las autoridades de emergencias de México y apoyar los esfuerzos en Acapulco y otras áreas afectadas.