Ciudad del Vaticano. El Papa Benedicto XVI se disculpó el sábado con las víctimas de abusos sexuales por parte del clero irlandés, y dijo que sentía "vergüenza y remordimiento".

"Ustedes han sufrido gravemente y sinceramente lo lamento", dijo en una carta sin precedentes que abordaba el abuso de menores en Irlanda.

En la carta, el pontífice anunció una investigación formal del Vaticano en la diócesis, seminarios y órdenes religiosas irlandesas manchadas por el escándalo. Benedicto XVI sostuvo que estaba dispuesto a reunirse con las víctimas para responder personalmente a su sufrimiento.

El líder católico, que afronta un escándalo de abusos sexuales por parte de sacerdotes de su Iglesia, dijo que esperaba que su misiva "ayude al arrepentimiento, a la sanación y a la renovación".

En las últimas semanas, el Vaticano ha estado tratando de contener los daños por una ola de casos de abusos a menores a manos de religiosos que afectó a Irlanda, Alemania, Austria y Holanda.