Miami. El Ejército de Estados Unidos dijo el viernes que suspendió el traslado de víctimas del sismo que devastó a Haití para que recibieran atención médica tras los comentarios de algunos gobiernos estatales sobre quién pagará el tratamiento.

"En este momento, sí, los vuelos han sido suspendidos", dijo el capitán de la Marina Kevin Aandahl, un portavoz del Comando de Transporte de Estados Unidos, que maneja los traslados médicos de emergencia del Ejército.

"Tenemos que tener un destino hacia donde traerlos", dijo Aandahl.

El portavoz citó informes de medios de que Florida había dicho al Gobierno central que el estado necesitaba ayuda para pagar los tratamientos.

"Si Florida no los está recibiendo... y no puedo confirmar esto, pero creo que Georgia dijo algo similar, entonces si no podemos traerlos a ningún lado por tratamiento, deberán quedarse en Haití", añadió.

Aandahl explicó que los vuelos fueron suspendidos el miércoles.

"El hecho de que los vuelos médicos no se estén realizado no quiere decir que aquellos haitianos que necesitan cuidados no los estén recibiendo", añadió Aandahl. "Tenemos los servicios médicos otra vez en la isla así como en la costa", explicó.

El periódico The New York Times citó a Sterling Ivey, un portavoz del gobernador de Florida, Charlie Crist, diciendo que el pedido por ayuda federal podría haber causado "confusión".

"Florida permanece lista para ayudar a nuestros vecinos en Haití, pero necesitamos un plan de acción y reembolso del tratamiento que damos", dijo Ivey, según el diario.

El pedido de Crist no especificó cuánto costaba al estado el tratamiento médico de las víctimas del sismo, pero el periódico informó que podrían ser millones de dólares.

El diario citó al doctor Barth Green, cofundador de Project Medishare for Haiti, una organización sin fines de lucro relacionada con la Escuela Miller de Medicina de la Universidad de Miami, diciendo que la suspensión de las evacuaciones médicas podría ser muy peligrosa para los pacientes.

"La gente está muriendo en Haití porque no puede salir", dijo Green al Times.

Más de 500 víctimas han sido tratadas en hospitales de Florida y otros estados, según el periódico.

El devastador sismo del 12 de enero en el empobrecido país caribeño causó la muerte de hasta 200.000 personas.