Una nueva modalidad delictiva se está registrando en Argentina. Cortan el pelo de las mujeres en la calle para luego poder venderlo en el mercado negro a fabricantes de pelucas o a peluquerías que realizan extensiones.

Días atrás fueron detenidas tres mujeres paraguayas, integrantes de “la banda de las robapelo” que realizaban este nuevo delito en Mendoza.

“Te vamos a cortar el pelo”, le dijo una de las mujeres a una niña de 13 años, cuya melena medía alrededor de 80 centímetros de largo, mientras que sus cómplices sujetaban a la joven de los brazos y piernas, informó el portal ABC paraguayo.

Ese hecho no llegó a concretarse por los gritos de la muchacha, que alertaron a los vecinos e impidieron que se llevara a cabo el robo.

Según informó el diario argentino Los Andes, el modus operandi de la banda era el siguiente. Primero identificaban a la víctima, en general mujeres jóvenes solas y con pelo largo y abundante. Luego uno de los sospechosos la entretenía haciéndole preguntas, mientras que los dos restantes sacaban tijeras, le cortaban el cabello y salían corriendo.

En uno de los procedimientos policiales los efectivos encontraron en las carteras de las asaltantes seis atados de cabello enlazados con una banda elástica y elementos que las vinculaban directamente con este tipo de robo tales como: tijeras, peines y un cuaderno con anotaciones del día y la cantidad de dinero recaudada.

El creciente uso de extensiones en el cabello hizo que esta modalidad delictiva comenzara a expandirse. Se paga entre 200 y 500 pesos por melena y la cifra varía de acuerdo a la cantidad, el estado y el largo del cabello.