Un reporte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial señaló que 53 millones de personas caerán en la pobreza extrema en el planeta a causa de la crisis global.

El informe reconoció que la debacle financiera "desaceleró" los esfuerzos de la lucha contra la indigencia. Producto de dicha desaceleración "en 2015 habrá 53 millones de personas en condiciones de extrema pobreza, más de las que habría habido de no producirse la crisis", indicó el reporte.

De todas maneras, en un intento por matizar la información entregada en una reunión entre ambos organismos internacionales en Washington, las estimaciones indican que el número de personas en la pobreza extrema en el mundo será de 920 millones dentro de cinco años, frente a los 1.800 millones de personas pobres existentes en 1990 según ambitofinanciero.com.

El informe destacó que "tanto la crisis de los precios de los alimentos del 2008 como la crisis financiera que se produjo ese año son dos de las causas por las que se exacerbó el problema del hambre en los países en desarrollo".

El miércoles, el economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Augusto de la Torre, había asegurado que la región salió "bien parada de la crisis" financiera global y crecerá este año 4% -en la misma tasa en 2011-, pero reconoció que entre 9 y 10 millones de personas volvieron a caer en la pobreza durante 2008 y 2009.