París. Francia restó importancia a las versiones sobre una disputa con Estados Unidos por la gestión del aeropuerto de Haití desde el devastador terremoto de la semana pasada, y señaló que la cooperación entre ambos países está funcionando adecuadamente.

Las informaciones surgieron a raíz de que un funcionario francés protestara ante Washington, después de que se impidiera aterrizar a un avión francés cargado con ayuda humanitaria en el aeropuerto de Puerto Príncipe, controlado por Estados Unidos.

"Las autoridades francesas (...) están muy satisfechas con la cooperación entre nuestros países y, más allá de eso, con la coordinación permanente entre los centros de crisis del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Departamento de Estado de Estados Unidos", dijo la oficina del presidente Nicolas Sarkozy en un comunicado.

"Han celebrado la excepcional movilización de Estados Unidos en Haití y el papel esencial que está llevando a cabo sobre el terreno", añadió.

Las autoridades haitianas han dicho que la cifra de muertos por el terremoto de magnitud 7,0, que destruyó buena parte de la capital el 12 de enero, sería entre 100.000 y 200.000 personas.

Como el principal puerto de Haití no está operando, el enorme esfuerzo de ayuda internacional ha tenido que usar el congestionado aeropuerto de Puerto Príncipe, lo que ha retrasado la llegada de suministros médicos urgentes y alimentos.

Más de 30 países se han apresurado a ayudar a Haití desde el sismo, copando el espacio aéreo y las instalaciones en el terreno en el pequeño aeródromo, que cuenta con una pista.

El Ejército de Estados Unidos ha dicho que está haciendo todo lo que puede para que lleguen tantos aviones como sea posible en Puerto Príncipe.

"Este no es momento para hablar de pequeños malentendidos", dijo a periodistas el ministro de Relaciones Exteriores Bernard Kouchner. "Siempre hay pequeñas discrepancias en momentos de granes catástrofes", agregó.