Varsovia. El funeral del presidente polaco parecía mantenerse el viernes de acuerdo a lo planeado por insistencia de sus familiares, pese a la nube de ceniza volcánica que llevó al cierre de aeropuertos en Europa y podría afectar la presencia de líderes mundiales en el sepelio.

El presidente estadounidense, Barack Obama, junto a una decena de líderes, tiene previsto asistir el domingo al funeral del mandatario Lech Kaczynski y de su esposa María, el cual se realizará en el sur de Polonia.

La pareja murió el fin de semana pasado junto a otras 94 personas en un accidente aéreo en Rusia.

Decenas de miles de polacos continuaban haciendo filas para ver los féretros del mandatario y su mujer en el palacio presidencial de Varsovia.

Algunos esperaron hasta 18 horas para ver los féretros, en una muestra del dolor que sienten muchos polacos por el peor desastre que ha afectado al país desde la Segunda Guerra Mundial.

Los jefes de las fuerzas armadas de Polonia, el gobernador del Banco Central y legisladores de oposición también estuvieron entre las 96 personas que murieron el sábado cuando el viejo avión Tupolev se estrelló en medio de la densa niebla al intentar aterrizar cerca de Smolensk, en el oeste de Rusia.

El pintoresco casco antiguo de Varsovia, donde se encuentra el palacio, se ha transformado en un altar para los muertos, lleno de flores, velas, crucifijos y banderas nacionales blancas y rojas.

Los planes para el funeral encontraron inconvenientes el viernes, cuando una nube de ceniza volcánica que se propaga por Europa proveniente de una erupción de un volcán en Islandia, obligó al cierre de aeropuertos, incluido el de Polonia, dejando varados a cientos de miles de pasajeros.

"Quisiera decir que la voluntad de la familia (Kaczynski) es que la fecha del funeral no sea pospuesta bajo ninguna circunstancia", comentó a reporteros el asesor presidencial Jacek Sasin.

Nube de ceniza. El instituto de meteorología de Polonia dijo en un comunicado en su sitio web este viernes en la tarde que la nube de ceniza cubriría Polonia para la medianoche y se dispersaría parcialmente durante el sábado en la tarde.

Además de Obama, el presidente ruso, Dmitry Medvedev, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el príncipe Carlos de Gran Bretaña y decenas de otros jefes de Estado, de Gobierno y de la realeza de cerca de 96 países, tienen programado asistir al funeral.

El aeropuerto Cracovia-Balice, que recibiría a la mayoría de los dignatarios, fue cerrado el viernes, junto con la mayor parte del resto de los aeropuertos polacos debido a la ceniza volcánica.

La ceniza volcánica contiene pequeñas partículas de vidrio y roca pulverizada, las cuales pueden dañar motores y las estructuras de los aviones.

Algunos polacos reaccionaron molestos ante los planes develados el martes de enterrar a Kaczynski y a su esposa María en la catedral de Wawel, en Cracovia, un lugar reservado para los héroes de la nación, poetas y reyes.

El volcán en erupción en la distante Islandia ha estado lanzando cenizas desde el miércoles, afectando el tráfico aéreo por razones de seguridad a una escala que no había sido vista desde los ataques del 11 de septiembre del 2001 y dejando a miles de pasajeros varados en Europa.