Varsovia. Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del fallecido presidente polaco Lech Kaczynski, declaró su candidatura este lunes para las elecciones presidenciales anticipadas de junio, pero analistas políticos dijeron que el combativo nacionalista tiene pocas probabilidades de ganar.

Los polacos está previsto que elijan a un nuevo presidente el 20 de junio tras la muerte de Lech Kaczynski -junto con otras 95 personas que en su mayoría eran funcionarios de alto rango- en un accidente de aviación en Rusia el 10 de abril.

Pese a que la simpatía por la familia Kaczynski creció, sondeos de opinión aún muestran al presidente encargado Bronislaw Komorowski, candidato del partido gobernante y centroderechista Plataforma Cívica, como el ganador más probable de la elección.

Lech Kaczynski, elegido presidente en el 2005, ya tenía previsto perder los comicios frente a Komorowski.

"En realidad, no será él (Jaroslaw Kaczynski) compitiendo, será su hermano. Su equipo de campaña jugará en función de la simpatía hacia su hermano", opinó Krzysztof Bobinski, jefe de la Fundación Unia & Polska, un centro de investigación en Varsovia.

"Kaczynski tendría una posibilidad de ganar sólo si otros candidatos cometen errores. Esta es una situación difícil para todos. No es una campaña electoral normal pero creo que las actitudes políticas generalmente no han cambiado entre los votantes", agregó.

Jaroslaw Kaczynski, un ex primer ministro que también encabeza el principal partido de la oposición polaca, el derechista y euroescéptico Ley y Justicia (PiS, por su sigla en polaco), dijo que quería continuar con la misión conservadora de su hermano.

"Polonia es nuestra gran obligación compartida. Necesitamos superar nuestro dolor personal y asumir esta misión pese a la tragedia personal. Es por eso que tomé la decisión de postular para la presidencia de Polonia", expresó en un comunicado.

Lech Kaczynski y su esposa Maria fueron sepultados en un funeral de Estado en la catedral de Wawel en Cracovia el 18 de abril.

Komorowski asumió como mandatario encargado ante la muerte de Kaczynski debido a que ejercía la presidencia del Parlamento, el segundo cargo más importante dentro del rango de posiciones en la jerarquía del Estado polaco.

El accidente de aviación del 10 de abril dio un golpe al cuerpo político polaco y hundió al país en una semana de duelo.