Ginebra. El gobierno haitiano detuvo las operaciones de búsqueda y rescate y la esperanza de encontrar a más personas vivas se desvanece rápidamente después del terremoto que remeció al empobrecido país caribeño.

"Ahora están desapareciendo las esperanzas, a pesar de que aún podríamos tener milagros", dijo Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por su sigla en inglés), perteneciente a la ONU.

"El gobierno declaró que las operaciones de búsqueda y rescate finalizaron", indicó.

A pesar de que la asistencia seguía fluyendo a Haití aún no era distribuida con suficiente rapidez para alimentar y refugiar a todos los hambrientos y desposeídos por el sismo de magnitud 7,0 que estremeció Puerto Príncipe el 12 de enero, causando la muerte de hasta 200.000 personas.

Byrs dijo que ahora los equipos se estaban centrando en brindar asistencia médica a sobrevivientes y encontrar cadáveres.

OCHA dijo que el gran número de personas que tiene heridas que no han sido tratadas sigue siendo una causa de preocupación, a pesar de la llegada de más asistencia.

Además indicó que a pesar de que la situación de seguridad permanece estable, aún se podrían producir disturbios.

Un equipo de la ONU con equipo pesado capaz de remover bloques de concreto permanecía en Haití para ayudar a recuperar cuerpos, dijo Byrs. "Los equipos de búsqueda y rescate han recuperado sobrevivientes y también cadáveres", indicó.