Puerto Príncipe. Un grupo de misioneros estadounidenses en Haití fue acusado este jueves de secuestro de niños y asociación criminal por su presunto intento de llevar a los menores ilegalmente fuera del país, que en enero sufrió un devastador terremoto.

Después de anunciar los cargos, el fiscal adjunto de Haití, Jean Ferge Joseph, dijo a los diez estadounidenses que su caso estaba siendo enviado a un juez para su investigación.

"Ese juez puede liberarlos, pero también puede determinar que sigan detenidos para nuevos procedimientos", dijo el fiscal a los cinco hombres y cinco mujeres en una audiencia.

Los diez miembros de una iglesia Bautista, con sede en Idaho, fueron detenidos la semana pasada en la frontera de Haití con República Dominicana cuando trataban de cruzar en un autobús con 33 niños que dijeron habían quedado huérfanos tras el terremoto del 12 de enero.

Sensibilidad diplomática. En un caso de sensibilidad diplomática debido a que Estados Unidos lidera la gran operación de socorro en Haití, los acusados niegan vehementemente estar involucrados en el tráfico de niños.

Dicen que sólo trataban de ayudar a algunos de los huérfanos abandonados tras el sismo, que derrumbó la capital Puerto Príncipe y dejó hasta 200.000 muertos.

Sin embargo, los misioneros reconocen que no tenían documentos de los niños, que no sobrepasan los 12 años y entre los que se encuentra un bebé.

Este miércoles, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, reconoció por primera vez que los dos países estaban dialgando sobre el caso de los misioneros.

"Estamos involucrados en discusiones con el gobierno haitiano sobre la manera apropiada de resolver estos casos", señaló.

Con información de Reuters