Puerto Príncipe. Miles de personas habrían muerto tras el fuerte terremoto en Haití que destruyó el palacio presidencial, escuelas, hospitales y casas, dijeron este  miércoles las máximas autoridades del país.

El cuartel general de Naciones Unidas, un edificio de cinco pisos, fue una de las construcciones derrumbadas por el sismo de magnitud 7,0, el peor en Haití en 200 años, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

El primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, dijo a la agencia Reuters que miles de edificios habían colapsado en la capital Puerto Príncipe y que se cree que la cifra de víctimas podría ubicarse "en el rango de miles de muertos".

Poco después, sin embargo, Bellerive dijo a la cadena estaounidense CNN que creía que la cifra podría estar sobre los 100.000 muertos.

El presidente Rene Preval dijo al diario Miami Herald que los daños en la capital Puerto Príncipe eran "inimaginables".

El mandatario describió cómo había caminado sobre cadáveres y oído los gritos de personas atrapadas entre los escombros del Parlamento.

"Hay muchas escuelas que tienen mucha gente muerta dentro", dijo Preval al diario. "Todos los hospitales están repletos de personas. Es una catástrofe", añadió.

Escenas de caos se repetían por todas partes en Puerto Príncipe, donde personas sollozaban y caminaban sin rumbo en medio de las ruinas de la empobrecida ciudad.

El palacio presidencial estaba en ruinas, con sus cúpulas derrumbadas tras el colapso de las paredes. Preval y su esposa no estaban en su interior al momento del sismo.

Cruz Roja, superada. El epicentro del sismo estuvo a sólo 16 kilómetros de la capital y a relativamente poca profundidad, lo que aumentó la devastación para los cuatro millones de personas que viven en la ciudad y sus alrededores.

Muchos durmieron en las calles, mientras réplicas de hasta 5,9 de magnitud sacudieron la ciudad en la noche del martes y la madrugada del miércoles.

La devastación golpeó al gobierno y a las misiones de asistencia y seguridad de la ONU, y no había señales de un rescate organizado.

El portavoz de la Cruz Roja de Haití, Pericles Jean-Baptiste, dijo que la organización estaba sobrepasada. "Hay tanta gente que necesita ayuda (...) No tenemos equipamiento, no tenemos bolsas para los cuerpos", dijo el portavoz.

Los informes sobre daños fluían lentamente debido a que el país continuaba aislado.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que entre los desaparecidos figuraban el jefe de la misión, Hedi Annabi, aunque no confirmó si había muerto.

Ban dijo que entre 100 y 150 personas se encontraban en el edificio en el momento del sismo.

Alrededor de 9.000 policías y tropas de la ONU se encuentran en Haití para mantener el orden, por lo que varios países estaban intentando determinar el estado de su personal.

Brasil, que lidera un contingente de fuerzas de paz de la ONU en Haití, reportó al menos 11 soldados muertos. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo sentirse consternado.

Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental, no está equipada para responder a un desastre de esta magnitud.

Organizaciones de ayuda humanitaria activaron sus planes de emergencia y buscan la forma de hacer llegar refuerzos y ayuda a la nación.

Lea además:

Haití: más de 100 empleados ONU desaparecidos

Canadiense sepultado en Haití pide ayuda por mensaje de texto

Cepal pide urgente cooperación con Haití

Obama promete firme apoyo a Haití

Lula, consternado por terremoto en Haití

Temen miles de muertos en Haití tras su mayor terremoto en 200 años

Miles de personas desaparecidas tras terremoto en Haití

Misión de la ONU en Haití sufre graves daños

BID dispone US$200.000 en ayuda para Haití

Sacude a Haití el terremoto más grande de sus últimos 200 años

Vea las últimas noticias sobre el terremoto en Haití