San Francisco. Grupos de ayuda humanitaria pidieron a las compañías que donen efectivo para contribuir con los esfuerzos de asistencia en Haití, en lugar de enviar artículos como ropa y tiendas de campaña que no pueden distribuir debido a la devastación reinante.

Grupos de ayuda humanitaria están tratando de lidiar con las necesidades inmediatas, como la falta de agua potable y suministros médicos, y también tratando de mantener despejado el espacio aéreo en torno a Haití para suplir esas carencias.

Aviones cargados de insumos comenzaron a aterrizar en Puerto Príncipe más rápido de lo que los equipos en tierra podían descargarlos.

Por esto, las autoridades de aviación restringieron los vuelos desde el espacio aéreo estadounidense ante el temor de que los aviones quedaran sin combustible mientras esperaban aterrizar.

"Este no es el momento para dejar caer un contenedor con bloques de hormigón o de material para tejados en la pista. Lo primero es lo primero, y en este momento estamos en modalidad de alivio de emergencia", dijo David Owens, vicepresidente de desarrollo corporativo del grupo humanitario World Vision.

Un terremoto de magnitud 7,0 devastó el martes Haití, el país más pobre del Hemisferio Occidental. El sismo provocó derrumbes en las colinas, echó por tierra las comunicaciones, bloqueó los caminos y dejó inutilizable el principal puerto marítimo de la nación caribeña.

Compañías entre las que se incluyen Lowe's Cos Inc, Google, Morgan Stanley y Goldman Sachs Group anunciaron cada una donaciones de un millón de dólares para ayudar en los esfuerzos de alivio del desastre, pero los grupos de ayuda humanitaria dijeron que se necesitaría mucho más dinero.

"Mientras hablo, tenemos US$2,5 millones en donaciones", dijo la portavoz de World Vision Anne Duffy. "Nuestro objetivo ahora es reunir US$20 millones ", agregó.

Daño terrible. Tropas arribaron este jueves a Haití, pero el personal de las fuerzas de paz de la ONU alrededor de la ciudad parecía desbordado por la enormidad de la tarea de recuperación.

"Simplemente no sabemos qué hacer", dijo un miembro de la fuerza de paz chilena. "Pueden ver cuán terrible es el daño. No hemos sido capaces de llegar a todas las áreas", agregó.

La Cruz Roja de Haití dijo creer que entre 45.000 y 50.000 personas podrían haber resultado muertas, mientras que unos tres millones de haitianos resultaron heridos o perdieron sus hogares por el sismo.

"Estamos diciendo a la gente y las corporaciones que es más importante que entreguen dinero, y entonces nosotros decidiremos cuáles son las necesidades más inmediatas", dijo Joy Portella, directora de comunicaciones del grupo de asistencia Mercy Corps.

"Es difícil arrojar un montón de cosas en un lugar cuando no sabes exactamente que se necesita", agregó.

La firma de transporte FedEx instó a las personas a donar dinero a organizaciones caritativas legítimas, y dijo que no puede aceptar envíos de ayuda reunida por individuos u organizaciones locales.

"Debido al daño severo causado por el sismo, nuestras operaciones desde y hacia la isla han sido suspendidas hasta nuevo aviso. Todos los envíos de nuestros clientes están siendo mantenidos en Miami hasta que podamos reanudar las operaciones", agregó FedEx.

Caryl Stern, presidenta del directorio y presidenta ejecutiva de la sección estadounidense del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dijo en una entrevista que el efectivo es la donación más sencilla para emplear de manera rápida apenas ocurrido el desastre.

"Uno de nuestros asociados en la industria de la moda preguntó, ¿necesitan ropa? Habrá un momento en el que se necesitará ropa para los niños. No es lo que se necesita porque entonces tendríamos que hacer el gasto para llevarla allí y distribuirla (...) No podemos hacer eso ahora", declaró Stern.

Owens de World Vision dijo que el efectivo será usado para adquirir un número mayor de los suministros que está enviando a Haití, como equipos de higiene que cuentan con papel sanitario, cepillos de dientes, peines y jabón.