El subsecretario general de Naciones Unidas (ONU) para Asuntos Humanitarios, John Holmes, reconoció que la ayuda, dos semanas después del terremoto que devastó Haití, todavía no ha llegado a todos los damnificados. Si bien 500.000 damnificados se han beneficiado con la ayuda, tres cuartos de los afectados aún no reciben asistencia.

 El diplomático británico señaló que se han distribuido unos 10 millones de raciones de comida y se ha hecho llegar agua potable a casi todos los afectados, puesto que ha mejorado el acceso a las fuentes, por lo que la situación en este aspecto “es menos crítica, pese a que no se ha resuelto del todo”, sostuvo.

No obstante, indica que estos esfuerzos no han sido suficientes para afrontar la magnitud de las necesidades.

"En general hemos progresado, pero también somos conscientes de que nos queda mucho camino por recorrer para llegar a toda la gente que necesita asistencia", dijo Holmes. El responsable humanitario de la ONU señaló que los 67 equipos de rescate que se desplegaron en el país tras el terremoto van regresando paulatinamente a sus países, aunque algunos se quedarán un tiempo más para ayudar en la recuperación de cadáveres bajo los escombros.

La salida de los socorristas marca el fin de la fase de crisis y la entrada en el período de recuperación, en el que la organización internacional y las ONG deben aumentar sus operaciones para atender a los casi 3 millones de damnificados por el movimiento telúrico.

Hizo hincapié en los esfuerzos que lleva a cabo el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la mayor agencia humanitaria de la ONU, para hacer llegar al país caribeño toneladas de alimentos.

"Sabemos que hoy hay mucha gente que no ha recibido nada", apuntó Holmes, quien insistió en las condiciones difíciles en las que se debe distribuir la ayuda para asegurarse de que llega a los más necesitados, según declaraciones reproducidas por El Universal.