Las negociaciones que buscaban evitar tres huelgas de cinco días convocadas por los tripulantes de cabina de British Airways terminaron sin soluciones este sábado, luego de que manifestantes interrumpieron la reunión entre líderes sindicales y la aerolínea en Londres.

El presidente ejecutivo de BA, Willie Walsh, y los líderes del sindicato Unite tienen ahora sólo un día para negociar una solución que evite la primera paralización por la planeada reducción de costos de la compañía que comenzó el lunes.

"Todo lo que podemos hacer es tratar de reunir las piezas mañana", dijo el secretario general conjunto de Unite, Tony Woodley, a la cadena de televisión Sky News.

"Las negociaciones no se han roto, se han dividido. Hemos logrado cierto avance aunque hay más por hacer", agregó.

La policía fue convocada al lugar de la disputa industrial, mediada por ACAS, luego de que un pequeño grupo de manifestantes forzó la entrada al edificio y ocupó el piso donde se realizaron las negociaciones durante la tarde.

Las conversaciones se han centrado en la prolongada disputa por condiciones laborales y salarios que emergió durante una iniciativa de la compañía para reducir costos.

Los sindicatos están particularmente molestos por las medidas disciplinarias adoptadas contra los trabajadores de BA que participaban en huelgas y por la eliminación de beneficios de viajes.

Este viernes, BA reportó su mayor pérdida anual desde la privatización en 1987 debido a la recesión, el mal clima y a las disputas industriales.

La ceniza volcánica proveniente de Islandia también causó graves interrupciones de vuelos en las últimas dos semanas.