Teherán. Irán abandonará un plan de intercambio de combustible nuclear mediado por Turquía y Brasil si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas impone nuevas sanciones contra la república islámica, dijo este domingo el presidente del Parlamento iraní.

En declaraciones transmitidas por la cadena estatal IRIB, Ali Larijani dijo que Teherán también podría revisar su cooperación con la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés).

"Si los estadounidenses quieren buscar aventura, sea en el Consejo de Seguridad de la ONU o en su Congreso, todos los esfuerzos de Turquía y Brasil serán en vano y este camino será abandonado", dijo Larijani, un influyente conservador.

"En esta situación el Parlamento tomará una decisión diferente sobre la cooperación de Irán con la IAEA", aseveró.

El Parlamento tiene la autoridad para obligar al Gobierno a cambiar su cooperación con la IAEA, como lo hizo en el 2006 después de que la agencia decidiera reportar a Irán al Consejo de Seguridad por sus actividades nucleares.

El día anterior, otro importante legislador dijo que Teherán planeaba avanzar con el acuerdo logrado con Turquía y Brasil pese a una inminente resolución de nuevas sanciones en Naciones Unidas.

La agencia oficial de noticias de Irán, IRNA, dijo el viernes que el país entregará una carta oficial a la IAEA el lunes con detalles del acuerdo.

La IAEA organizó las bases del acuerdo en octubre pasado en negociaciones en las que participaron Irán, Francia, Rusia y Estados Unidos, pero éste se desmoronó pronto en medio de las demandas iraníes de enmiendas. Larijani fue un detractor del plan.

Líderes de Irán, Brasil y Turquía anunciaron el nuevo acuerdo el lunes pasado, bajo el cual Irán enviará a Turquía 1.200 kilogramos de su uranio bajamente enriquecido (LEU) - reduciendo su provisión de material para desarrollar una bomba nuclear - a cambio de barras de combustible para un reactor de investigación médica en Teherán.

Pero los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, tras meses de negociaciones, aprobaron una resolución preliminar para un nuevo conjunto de sanciones contra Irán que Washington entregó al Consejo de Seguridad esta semana.

Potencias de Occidente temen que Irán esté tratando de producir en secreto armamento nuclear. Teherán lo niega y dice que su enriquecimiento de uranio sólo busca generar combustible para estaciones de energía nuclear.

Turquía y Brasil - actualmente miembros del Consejo de Seguridad - e Irán han instado a una paralización en las negociaciones por más sanciones tras el acuerdo, pero potencias occidentales sospechan que es una táctica iraní para evitar o demorar las medidas punitivas.