Jerusalén. Comandos navales israelíes interceptaron barcos que transportaban ayuda humanitaria hacia Franja de Gaza y al menos 10 activistas pro palestinos a bordo murieron, en una acción que hundió a Israel en una crisis diplomática.

El Ejército israelí dijo que sus tropas fueron atacadas con armas de fuego y cuchillos durante el abordaje.

"Nuestros hallazgos iniciales muestran que al menos 10 participantes del convoy murieron", dijo un portavoz militar israelí, agregando que cuatro soldados resultaron heridos.

El convoy zarpó este domingo desde aguas internacionales frente a las costas de Chipre, desafiando el bloqueo a la Franja de Gaza encabezado por Israel y las advertencias de que sería interceptado.

Israel había previsto que la operación concluiría sin derramamiento de sangre y había preparado tiendas de campaña en un puesto israelí para alojar a los detenidos.

El incidente ha creado una tormenta diplomática con su antiguo aliado Turquía, cuya bandera ondeaba en varios de los seis buques que transportaban la carga humanitaria.

El gobierno turco dijo que "protestaba duramente" por la acción militar, calificándola como inaceptable. "Israel tendrá que lidiar con las consecuencias de esta conducta", indicó un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía.

Israel asegura que militares fueron atacados. Mark Regev, un portavoz del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel no quiso una confrontación violenta.

"Hicimos ofertas repetidas de que deberían llevar las naves al puerto de Ashdod y que desde allí les garantizábamos que toda la carga humanitaria sería transferida a la gente de Gaza", declaró el funcionario.

"Desafortunadamente este grupo se decidió por la confrontación. Ellos se decidieron por la violencia (...) Y cuando nuestra Armada debió interceptarlos, nuestros jóvenes militares fueron atacados con municiones", agregó.

Israel ha dicho que está determinado a mantener su bloqueo a Franja de Gaza, un territorio de 1,5 millones de habitantes que está controlado por el grupo islamista Hamas.

Los aliados occidentales de Israel se han mostrado críticos del embargo al empobrecido enclave, que según ha dicho el Estado judío busca evitar que Hamas reciba armas por vía marítima.

En el pasado Israel ha detenido otras embarcaciones de activistas, aunque otros han logrado llegar al enclave.

Duelo palestino. El presidente palestino, Mahmoud Abbas -cuya facción política Fatah perdió el control de Franja de Gaza en enfrentamientos con Hamas en 2007- declaró tres días de duelo en los territorios palestinos.

Las naves capturadas ahora navegan hacia el puerto mediterráneo de Ashdoding, en el sur de Israel, dijeron medios israelíes.

"¿Cómo pudo el Ejército israelí atacar a civiles de esta manera?", preguntó Greta Berlin, una portavoz del grupo Movimiento Gaza Libre, que organizó el convoy.

"¿Creen que porque pueden atacar indiscriminadamente a los palestinos pueden atacar a cualquiera?", agregó.

Rol turco.  La flotilla fue organizada, entre otros, por una organización turca de derechos humanos. Turquía había instado a Israel a que permitiera su tránsito seguro y dijo que el convoy llevaba 10.000 toneladas de ayuda humanitaria.

Turquía, desde hace largo tiempo el mejor aliado musulmán de Israel en el hostil Oriente Medio, mostró una posición crítica al ataque de Israel contra Gaza hace 18 meses, en el que murieron 1.400 palestinos.

Las relaciones entre ambos estados ahora se han enfriado notoriamente y el incidente no hará mucho por mejorarlas.

La Unión Europea llamó a que se investiguen las muertes a bordo de las naves y exigió que Israel permita el libre flujo de ayuda humanitaria a Franja de Gaza.

La cadena de televisión France24 emitió un video de una mujer con un tocado musulmán sosteniendo una camilla con una gran mancha de sangre en ella. En ella yacía un hombre, aparentemente herido, en una sábana.

CNN mostró imágenes de un comando aparentemente descendiendo por una cuerda y enfrentándose con un hombre que sostenía una vara.

Naciones Unidas y las potencias occidentales han instado a Israel a aliviar sus restricciones para evitar una crisis humanitaria. También han pedido a Israel que permita el ingreso de concreto y acero para la reconstrucción del lugar tras la guerra.

Israel niega que haya una crisis humanitaria en Gaza, sosteniendo que se permite la llegada regular de alimentos, medicina y equipo médico.