Tokio. Japón elevará significativamente su asistencia a Haití a US$70 millones y quiere enviar soldados para unirse a la misión de la ONU que ayuda al país afectado por un terremoto, dijeron este lunes funcionarios luego de que Tokio fuera acusado de no aportar suficiente dinero.

Japón, una de las naciones más propensas a terremotos del mundo, ya anunció el envío de US$5 millones en asistencia para Haití y envió equipos médicos al lugar del sismo ocurrido el 12 de enero, que según las autoridades haitianas habría provocado la muerte de hasta 200.000 personas.

Un destacado funcionario de Naciones Unidas acusó la semana pasada a Japón de no proveer suficiente ayuda a Haití, considerando el tamaño de su economía y su experiencia con terremotos devastadores.

El secretario del gabinete Hirofumi Hirano dijo que Japón planeaba anunciar más tarde el lunes un total de US$70 millones en asistencia para Haití en una conferencia en Montreal.

Tokio también informaría pronto a Naciones Unidas sobre su voluntad de enviar soldados para unirse a Minustah, la misión de paz del organismo en Haití.

El primer ministro, Yukio Hatoyama, dijo que los efectivos deberían ser enviados a la brevedad. "El pueblo haitiano vio la mayor escala de daño por un terremoto", dijo.

"Decidimos que enviaremos PKO (soldados) (...) lo antes posible. Japón debe pensar en áreas en las que es bueno", agregó.

Naciones Unidas está agregando otros 2.000 efectivos y 1.500 policías a su misión de 9.000 miembros. Japón se está preparando para proveer 300 soldados para actividades como remoción de escombros, dijo Hirano.

El secretario del Gabinete dijo que el plan no entraba en conflicto con la Constitución pacifista de Japón, que limita las actividades de sus soldados en el exterior.

"Pienso que las condiciones de seguridad son buenas allí, pero esto es ayuda humanitaria, ayuda para un terremoto", afirmó.

Japón fue el mayor donante del mundo a mediados de la década de 1990, pero su debilitada economía y creciente deuda lo ubicaron en el quinto lugar en el 2008, según la Organización de Cooperación Económica (OCDE).