Bishkek. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo el sábado que está "preocupado" por la represión a la libertad de prensa en Kirguistán, mientras la policía se enfrentaba con manifestantes de oposición durante su visita al Estado de Asia central.

Buscando atraer la atención de Ban a lo que ven como violaciones a los derechos humanos en la ex nación soviética, manifestantes gritaron "ayúdenos" mientras Ban llegaba al edificio del Parlamento para ofrecer un discurso. La policía disolvió a la multitud después de un breve enfrentamiento.

El viaje de Ban a Asia central está siendo observado de cerca por cuán fuertemente presione sobre temas de derechos humanos en la vasta región musulmana, gobernada por líderes autoritarios que toleran poca disidencia.

A pesar de que es probable que Ban se mantenga apegado a una retórica diplomática durante su primera visita a Asia central, su presencia alentó a defensores locales de derechos a hablar sobre los problemas en la región.

En el marco de la reunión a puertas cerradas de Ban con el ministro de Relaciones Exteriores, Kadyrbek Sarbayev, un alto funcionario de la ONU dijo a Reuters que el jefe de Naciones Unidas había enfatizado particularmente que está "preocupado" por los pasos adoptados por autoridades para limitar el reporteo independiente.

El funcionario de la ONU citó a Ban diciendo a Sarbayev: "¿Cómo respondo a tales preguntas de los medios y cómo responde al mundo?". El funcionario dijo que Ban entregó un mensaje similar en una reunión separada con el presidente Kurmanbek Bakiyev.

Sólo días antes de la visita de Ban, la policía kirguisa confiscó el equipamiento en un allanamiento a un canal local de televisión, sacándolo del aire en lo que la oposición calificó como un ataque a la libertad de prensa.

Grupos de defensa han acusado a Occidente de priorizar el petróleo y la seguridad por sobre la democracia en sus contactos con Asia central, una región que se encuentra sobre vastas reservas de energía y que sirve como ruta de tránsito para suministros para tropas lideradas por la OTAN en Afganistán.