Minsk. El líder bielorruso, Alexander Lukashenko, dijo que cree que el presidente de Polonia, Lech Kaczynski, dio la orden final para que su avión aterrizara poco antes de que el aparato se estrellara el sábado en Rusia, en un accidente en el que murieron todos los que iban a bordo de la nave, dijo la agencia Interfax.

Kaczynski, un combativo nacionalista conocido por su desconfianza tanto de la Unión Europea como Rusia, viajaba para conmemorar el 70mo. aniversario de la masacre de más de 20.000 agentes polacos a manos de la policía secreta soviética cuando su avión descendió el sábado en medio de una densa niebla.

Los controladores de tráfico aéreo rusos en Smolensk instaron al piloto a desviarse a otro aeropuerto por la escasa visibilidad, pero dicen que el mandatario ignoró la recomendación y realizó cuatro intentos de aterrizaje antes de chocar contra las copas de tres árboles y estrellarse.

"Está claro quién es el responsable de esto. Culpable o no culpable, eres la persona número uno y eres responsable de ello", dijo Lukashenko, citado este miércoles por Interfax.

"Si el avión número uno con el presidente a bordo está volando y hay algún tipo de irregularidad, el capitán informa de la situación directamente al presidente", dijo Lukashenko, que mantiene unas tormentosas relaciones con Varsovia tras una represión contra ciudadanos de origen polaco en Bielorrusia.

"El presidente pregunta si el avión puede aterrizar en esta situación. Pero no obstante es el presidente el que tiene la última palabra, es quien decide si el avión va a aterrizar o no, pero los pilotos no tienen que obedecer", agregó.

Las autoridades rusas están descifrando los dos registros de voz de la cabina del piloto recuperados del vuelo, y prevén completar una revisión preliminar de los datos a finales de semana.

Algunos medios polacos han especulado con que Kaczynski, en su determinación de no perderse el acto del aniversario de Katyn, podría haber ordenado aterrizar al piloto, pero los fiscales que están investigando el accidente han dicho que no hay pruebas hasta ahora que respalden ese punto de vista.

Las especulaciones están basadas en gran parte en un incidente en 2008, cuando Kaczynski voló a Georgia a mostrar su solidaridad con el país durante su breve guerra con Rusia.

El difunto presidente se indignó cuando su piloto se negó a aterrizar en Tiflis por motivos de seguridad, acusándolo después de cobardía por desviarse a Azerbaiyán y presionando para que fuera despedido.