Naciones Unidas. El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, pidió este lunes que se castigue a los estados que amenazan con utilizar armas atómicas, en una clara referencia a la nueva estrategia nuclear de Estados Unidos anunciada el mes pasado.

En un discurso en una reunión con 189 suscriptores del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 1970, pidió que "se considere cualquier amenaza de utilizar armas nucleares o de ataques a instalaciones nucleares pacíficas como una ruptura de la paz y la seguridad internacionales".

Estas amenazas deberían llevar a una "rápida reacción de Naciones Unidas y a la terminación de toda cooperación de los miembros del TNP con el amenazante estado agresor", afirmó.

Tanto Estados Unidos como Israel han sugerido que podrían usar la fuerza militar contra instalaciones atómicas iraníes, que sospechan forman parte de un programa encubierto de armas nucleares.

Las delegaciones de Estados Unidos, Reino Unido y Francia abandonaron la sala de la Asamblea General de Naciones Unidas durante el discurso del presidente iraní.

Uno de los castigos propuestos por Ahmadinejad para los países que utilicen o amenacen con utilizar armas nucleares contra otras naciones es su suspensión de la junta de gobernadores del organismo de supervisión nuclear de Naciones Unidas, con sede en Viena.

La revisión de la llamada "postura nuclear" de Estados Unidos reduce el papel de las armas nucleares en la política de defensa del país, pero no descarta el uso de ojivas nucleares contra países como Irán y Corea del Norte, a los que se considera infractores del TNP.

Irán niega estar desarrollando armas nucleares e insiste en que sus ambiciones en este campo se limitan a la producción de electricidad con fines pacíficos.