En Paraguay, los jóvenes que residen en el área urbana, rural o en la frontera afrontan realidades distintas. No obstante, problemas como el desempleo, la precarización laboral y la falta de adecuada salud sexual y reproductiva siguen siendo temas comunes en este sector de la población. Las últimas estadísticas, que datan de 2010, refieren que el 10% está en situación de desempleo. La falta de datos actualizados evidencian en parte la ausencia de políticas públicas destinadas a los jóvenes.

La población joven es la comprendida en la franja etaria de 15 a 29 años. Antes de llegar a esas edades, muchos ya han asumido la realidad del mundo adulto. El promedio de edad de inserción laboral actual en Paraguay es de 13 años, según refiere la Encuesta Nacional de Juventud, realizada en 2010, que presenta casi los únicos datos estadísticos actuales sobre juventud, educación y trabajo.

Según esta encuesta, alrededor del 10,5% de los jóvenes está en situación de desempleo.

Diana García, socióloga y ex viceministra de la Juventud, refiere que es urgente realizar encuestas para tener datos precisos sobre esta población, si se desea encarar políticas públicas dirigidas a ellos. “No se puede cambiar una realidad que no se conoce en profundidad. Sin un censo, todo lo que se pueda plantear será buena voluntad o inclusive demagogia”, señaló.

Trabajo y educación. En la actualidad, la falta de trabajo no es el único problema. También lo es la precarización laboral.

De la población joven que manifestó tener un trabajo remunerado, solo 19% cuenta con un contrato laboral y seguro social.

En cuanto a oportunidades de acceso a la educación, los cruces entre el estrato social de los encuestados y su situación respecto al estudio evidencian la existencia de una relación inversamente proporcional. En las clases más bajas el 75,5% no estudia.

Según García, otra de las problemáticas que más atención requieren es la temprana iniciación sexual de los y las jóvenes de nuestro país. El 16% de ellos han tenido relaciones sexuales antes de los 16 años.
“La televisión es el principal medio de información, y si uno analiza los programas, encuentra que más del 70% de ellos presenta contenido relacionado con el acceso a la sexualidad como medio de placer. Es paradójico e inclusive contradictorio que por un lado el joven esté siendo bombardeado permanentemente con contenido de índole sexual, y por el otro se diga que en la escuela de eso no se puede hablar”.