Atenas. Unos ingenieros en telecomunicaciones griegos cortaron la línea de la casa del primer ministro cuando intentaban desconectar a un cliente que estaba atrasado en el pago de sus facturas, admitió este miércoles la propia firma.

El número de teléfono de Atenas del cliente moroso era el mismo que el del primer ministro Georgios Papandreu excepto por un dígito, dijo la compañía de telecomunicaciones OTE en un comunicado.

Grecia está sufriendo su peor crisis financiera desde hace décadas y muchos tienen problemas para pagar sus facturas mientras el gobierno recorta los salarios y sube los impuestos para tratar de reducir el enorme déficit.

El 20% de OTE está en manos del Estado.

El presidente de la operadora escribió una carta a Papandreu para explicarle el error y unos ingenieros fueron inmediatamente a casa del primer ministro tras ser informados del problema.