Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, participó este jueves en Brasilia en el homenaje a los 18 militares brasileños muertos en el terremoto que devastó a Haití la semana pasada.

Con los ataúdes cubiertos con banderas de Brasil, los militares fueron promovidos en una ceremonia póstuma que contó también con la presencia del vicepresidente José Alencar, ministros y autoridades.

Lula se refirió a los militares como "bravos soldados" que murieron "cumpliendo la más noble misión humanitaria" que hayan realizado las fuerzas armadas brasileñas.

"Estoy hablando de temerarios compatriotas que llegaron a Haití llevando el siguiente mensaje a aquella gente sufrida: 'ustedes no están solos'", declaró el primer mandatario en la emotiva ceremonia en la base aérea de Brasilia.

Tras guardar un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, Lula y la primera dama, María Leticia, saludaron a los familiares de los militares muertos.

El ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, en tanto, participó en Río de Janeiro en la ceremonia fúnebre del diplomático Luiz Carlos da Costa, el segundo funcionario en jerarquía de la misión de paz de la ONU en Haití.

Costa perdió la vida cuando el edificio de la entidad se derrumbó durante el terremoto.

Autoridades haitianas estiman que entre 100.000 y 200.000 personas fallecieron en el fuerte sismo, que dejó en ruinas a Puerto Príncipe, la capital haitiana.

Entre las víctimas figuran 21 brasileños, 18 militares y tres civiles. Otro brasileño continúa desaparecido.

El miércoles, el ministro de Defensa, Nelson Jobim, dijo a Reuters que el gobierno pedirá la aprobación del envío de otros 1.300 soldados brasileños a Haití.